lunes, 1 de mayo de 2006

Proyecto Gran Simio


El partido socialista ha debido esnifar pegamento al completo. Después del Estatuto catalán, de diálogos y treguas, y algunos asuntos más, ahora nos sorprende con que uno de sus Diputados, Francisco Garrido, ha presentado un proyecto de ley cuando menos absurdo. Ya el nombre del proyecto, si no fuera por lo serio del tema, es para carcajearse, Proyecto Gran Simio, que suena verdaderamente con una magnitud tremenda, y en el que se quiere “incluir a estos animales en la categoría de personas para que tengan la protección moral y legal de la que, actualmente, solo gozan los seres humanos”.

Esta iniciativa la puso en marcha un filósofo australiano llamado Peter Singer, en el año 1993, junto a Paola Cavalieri. Este mismo personaje, Singer, es el autor de un artículo titulado, “Matar a los bebés no siempre está mal". Alucinante, ¿no?. En este artículo lo que nos propone Singer es que se eliminen los niños que tengan problemas tales como síndrome de Down, parálisis cerebrales, etc., es decir, que no pasen una especie de prueba en la que un equipo médico, tras explorar al niño, diría si la pasa o no. Si la pasa, vuelve al seno de la comunidad humana y si no, los médicos se encargarían de “eliminarlo”, acabando con su vida. El detalle de que esos niños son llamados “niños defectuosos” no es el más grave, si cabe, sino que el mismo Singer afirma que los niños serían “eliminados” un mes después del parto, “pues si bien son seres humanos, no son personas”.

Este ideólogo que tiene perlas como que “salvaría antes de un incendio a un ratón que a un ser humano con un daño cerebral irreversible”, o que “un caballo o un perro en pleno vigor son animales más racionales y dialogantes que un bebé de una semana”, es el que ha inspirado al PSOE y a Zapatero para tamaña majadería.

Al hilo de esto, me gustaría traer unas declaraciones que me han resultado bastante graciosas, ya que si no nos lo tomamos así es para gritar, son del arzobispo de Pamplona y obispo de Tudela, Fernando Sebastián, que ha declarado que en ocasiones "por hacer el progre se puede hacer el ridículo". "Para los monos habrá que pedir derechos simiescos", advirtió Sebastián, porque lo contrario sería como pedir "derechos taurinos para los hombres"… Pues me quedo con esto, lo de los derechos taurinos será solo para los que tengan cuernos, claro. Creo que si supieran de qué va la cosa hasta los monos se reirían.

3 comentarios:

Ramón Morcillo Valle dijo...

Muy buen artículo. Enhorabuena, me ha gustado mucho. Lo de los cuernos, genial. Saludos

Juan José dijo...

Para mpezar el "proyecto" NO ES de ley SINO UN proyecto NO DE LEY (pnl) ; ademas ya No es un proyecto...YA esta aprobado...

Shikilla dijo...

Juan José, te habrás fijado en la fecha de esta entrada, supongo, es de hace dos años, así que si está aprobado ahora en 2008, es que antes fué un proyecto. Gracias a ambos por comentar.