miércoles, 24 de enero de 2007

AMOR OTOÑAL


Ayer ví una pareja de ancianos pasear por el parque, cogidos de la mano. No tendría nada de particular, veo tanta gente en ese parque todos los días, sobre todo si luce el sol, aprovechando el calorcillo agradable que da la caricia de sus rayos, si no fuera porque ayer era un día distinto, yo me sentía distinta.

Andaba preocupada con mis asuntos, dándole vueltas en la cabeza a mis problemas, que, aunque pequeños, eran un mar inmenso para mí, en el que creía ahogarme. La imagen de esos ancianos me hizo pensar cuántas veces damos una importancia exagerada a cosas que el tiempo, al pasar, acaba relegando a la categoría de superficiales.

Por un momento reflexioné y me hice una pregunta: Cuando el tiempo pase, cuando yo también sea una anciana, ¿cuántas cosas de las que ahora persigo, por las que me preocupo, las que me roban el tiempo y el sueño, las que me ahogan a veces, me gustaría tener y acompañarían por el parque en mis paseos?. Solamente una, el amor. El amor en forma de manos, a las que asirme con fuerza para caminar bajo los árboles, sintiendo la caricia cálida del sol colándose entre las ramas, en el otoño de mi vida.

Este poema que escribí hace tiempo, me vino a la mente.

Amor Otoñal

Aún en esa imperfección,
sus ojos se empeñan,
se siguen mirando,
transformando en plata
los cabellos blancos,
poniendo dulzura
al pliegue maldito
que forma la arruga.
Florecen caricias
casi adolescentes,
que estaban dormidas.
Su beso ya no es fuego
que abrasa como antes,
su beso es ahora bálsamo
que calma el escozor
del transcurrir del tiempo.

Copyright © Shikilla

Imagen: 97: Gabriel Tizón (España)
"Enamorados"

6 comentarios:

finalesdeagosto dijo...

gracias por tus comentarios.. Siento lo de los 20 minutos, de hecho no importa mucho que lo votes, no te preocupes, realmente me apunte por si colaba (3000 euros no esta mal!), pero mas ilusion me hace que personas como tu descubran mis palabras y pensamientos (al fin y al cabo se trataba de eso), y por supuesto, descubrir yo los vuestros. Me gusta mucho como escribes, y admiro esa cualidad que parece que tienes de fijarte en los pequeños detalles. Ya solo te falta surfear..! un saludo y gracias otra vez

ANA Y VICTOR M. dijo...

Hola Shikilla, es estupendo visitar tu blog, leer tus pensamientos y sobre todo tu estupendo poema.

Nosotros también, muchas veces hemos comentado, que nos gustaría llegar a ancianos, si muy ancianos, pero siempre juntos, y como dices en tu post: “caminar bajo los árboles”, entre las montañas o por la orilla del mar, con algo menos de agilidad que la pareja de tu cabecera… pero siempre juntos, y para eso lo importante es el amor y la salud.

Besazos.

Anónimo dijo...

Hola, Shikilla. Te pongo banda sonora al post: "Si tú los vieras", de Los Pecos.

Seguro que la has oído. Bonita historia y mejor poema. Un saludo.

Anónimo dijo...

Asi que también eres poetisa, eh???! que arte shikilla! la vejez... el paso del tiempo... el amor... ufff, demasiado complicado todo. Yo, shikilla, solo te recuerdo aquella famosa frase en latín: CARPE DIEM (vive el momento) Un beso!

Anónimo dijo...

Ciao,

Bonito texto y poema. Me hace gracia, porque tu y yo nos vamos cruzando ultimamente por todas las esquinas!

Un abrazo,

Espero que salga mi comentario, el otro día lo intenté, pero no sé que pasa con blogger me da muchísimos problemas, incluso me llegó a desaparecer TODO el blog una mañana y casi me da un mal...

Mónica

guardafaro dijo...

Un amigo me dijo una vez, que lo único a que temía en la vejez era no tener ya nada de que hablar con su esposa.
Yo le temería más a no tener ya nada que compartir con ella. Llegar al otoño avanzado, o entrar en el invierno de la vida,pero en pareja me parece encantador, siempre que se tenga vida que compartir juntos y cosas nuevas que decir; siempre que cada uno sienta placer en escuchar al otro y tenerlo cerca.