viernes, 9 de marzo de 2007

RELACIONES HUMANAS


Las relaciones humanas, qué complicadas parecen, ¿no? Y, sin embargo, bastaría con tener un poco, o un mucho dependiendo de con quién se trate, de empatía, para que nuestras relaciones mejoraran bastante. No lo pienso yo solamente, sino también algunos psicólogos; Ponernos en el lugar del que tenemos enfrente, “calzar por un momento sus zapatos”, nos daría una perspectiva clara de lo que piensa y siente el otro. No es el simple “caernos bien” o la simpatía que podamos sentir hacia él, no. Es ponernos en su lugar, ser capaces de reconocer los sentimientos de los demás, comprenderles cuando se sienten tristes, contentos, defraudados, dolidos, solos, etc... En Psicología seguro que se darán otras definiciones mucho más amplias y científicas.

Parece fácil pero no lo es, porque habrá muchos que no despierten nuestra simpatía, ésta al parecer es un simple componente emocional de la empatía, según los psicólogos y, por lo tanto, no nos sintamos motivados para utilizar esa empatía con ellos. Ese es nuestro reto, el escollo que debemos salvar para conseguir interrelacionarnos perfectamente, ser capaces de olvidar esa falta de "feeling" y de modo altruista, conseguirlo. Es más cómodo no tener relación con gente que nos resulte antipática, sin más, pero hay veces que obligatoriamente tenemos que relacionarnos con ellos, así que si podemos hacerlo de la mejor manera posible, pues mejor para todos.

Una condición sine qua non para alcanzar esa empatía es conocer al otro, saber de él, cómo piensa y siente. La capacidad de establecer esa relación de empatía es directamente proporcional a la información y conocimiento que tengamos de esa persona con la que queremos ejercerla, por eso tendemos más a empatizar con amigos que con extraños.

Para ello, contamos con unas valiosas herramientas: la comunicación en todas sus manifestaciones, la conversación, los gestos, las palabras, todos ellos vehículos, en definitiva, donde transportamos nuestras ideas y sentimientos.

Esto me lleva a una práctica que nos es muy común a todos, conversar, el arte de la conversación como le han llamado muchos. Ese intercambio de ideas, de opiniones, de vivencias y deseos, intercambio de sentimientos, que debía ser, he oído siempre, como un partido de tenis, donde la palabra va y viene como la pelota, de jugador a jugador.

Sin embargo hay algo que está cambiando, no sé si vosotros lo habéis experimentado, pero yo sí, he llegado a la conclusión de que últimamente la gente tiene una necesidad acuciante de ser escuchados, tal vez debiera meterme en ese grupo también. Nos gusta que nos escuchen, o que nos lean, como es el caso aquí en la blogosfera. Ponemos nuestros sentimientos, ideas, anécdotas, vivencias, al alcance de todo aquél que quiera leernos, o, mejor dicho, “escucharnos” leyéndonos. Nos desnudamos ante el teclado, en una especie de streaptease emocional, dando de nosotros esa parte que queremos comunicar o hacer pública o, simplemente, sacar fuera. Muchas veces incluso, escondiéndonos detrás de un nick. Sin un rostro que identifique nuestra verdadera personalidad, sin datos sobre nuestra vida.

¿Es ese un modo válido de darnos a “conocer”, para lograr la empatía del que nos lee? ¿O simplemente lo que nos importa es hablar, decir, contar, para liberar todo lo que llevamos dentro, sin importarnos demasiado si los demás se meten o no en nuestros zapatos?

Viene al caso, respecto a esto, lo que he leído en la revista consumer donde refiriéndose a las relaciones virtuales apunta lo que Sócrates afirmó: "Voy a hablar con la cabeza tapada, para que, galopando por las palabras, llegue rápidamente hasta el final, y no me frene, de vergüenza, al mirarte". Escuchado esto, su discípulo Platón, en uno de sus diálogos escritos, demostró que es más fácil entablar una relación, y mantenerla durante un cierto tiempo, con una persona a la que no ves, a la que no has visto nunca y a la que probablemente nunca verás, que con una persona a la que ves, aunque Platón se refería más bien a los sentimientos amorosos, también sería válido para otro tipo de sentimientos que queramos transmitir.

Aunque estos filósofos de la Antigua Grecia no conocían las tecnologías de comunicación del siglo XXI, sus palabras ayudan a entender el fenómeno de las relaciones personales remotas que se valen de la palabra escrita para comunicarse.

Me gustaría saber vuestra opinión y desearos un feliz fin de semana a todos.

17 comentarios:

Rafael de la reina dijo...

Hola Shikilla:
Los griegos no tenian los adelantos que tenemos, pero eso si, tenian una cabecita de oro a la hora de elaborar reflexiones. Prueba de ello, es la vigencia que han tenido, tienen y tendrán a lo largo del tiempo.
Claro que todo el mundo tiene una necesidad de ser escuchado. Los que abrimos los blogs es por darle una via de escape a lo que necesitamos comunicar que por otro lado no podemos hacer. En mi caso, es escribir, aficion que en mi familia desconocen por completo. Tampoco mis amigos de toda la vida me hacen mucho caso, de hecho, hasta hace unos meses que se lo dije no sabian que tenia un blog y escribia. En cuanto a las compañeras de trabajo, la sola idea de decirlas algunas palabras de un poema es motivo de chanza. Por estas cosas, recurro al blog, como medio valido para darme a conocer. Por otra parte, te diré que los viernes voy a una terapia con el psicologo, y casi siempre está llena...
Lo de Internet es válido, claro que si, siempre que este no sea el unico medio para relacionarse, pienso. Aunque tambien es refugio de los "cortados" y "timidos", como es mi caso. Ten por seguro que si yo estuviera en Badajoz, en un bar, en el teatro, y te viera, tan solo me limitaria a pensar para mi eso de "está buena esa tia", que es lo que solemos decir los hombres. Espero que esto no te moleste, lo unico que te digo es lo que esta a la orden del dia y haciendo uso de la sinceridad.
En cambio aqui, ya ves. Una amistad fluida y normal.
Me ha gustado el post, niña, es de esos que te hacen trabajar la cabeza.
Un saludete y a ver si leo los posts tuyos atrasados este fin de semana.
Buen finde.

Sara dijo...

Posiblemente esa necesidad de ser escuchados se deba a la falta de comunicación que impera en la vida diaria. Venimos y nos desahogamos aquí y a todo el mundo le viene bien vaciar los pensamientos para hacer espacio en el disco duro.

Un amigo mío sostiene que la empatía no existe, que uno no puede ponerse en el lugar de otro, simplemente porque no es el otro y todos tenemos reacciones distintas ante las mismas cosas. Se puede conectar con otra persona más o menos, pero según él, la empatía es una quimera.

Un beso y buen fin de semana

ElsA dijo...

Efectivamente, en la actualidad las relaciones son imprescindibles, aunque para las personas introvertidas todavía se les hace difícil, pero con los adelantos tecnológicos, la comunicación es más fluida, debido a la abundancia de información y de lo que se observa en Internet, hasta lo introvertidos nos animamos a dar los primeros pasos y empezamos a comunicarnos con nuestros semejantes aprovechando que como mencionas a Socrátes “ no existe el temor de que nos frenen, ni sentimos ´vergüenza´ que nos miren” o sintamos que con la mirada desaprueben lo que comunicamos, haciéndonos sentir en ridículo.

Saludos y que disfrutes el fin de semana

ElsA

GERARDO dijo...

En verdad no hay duda la habilidad que posee un individuo de inferir los pensamientos y sentimientos de otros, lo que genera sentimientos de simpatía, comprensión y ternura.
En resumen podemos decir que no es otra cosa sino la habilidad para estar consciente de, reconocer, comprender y apreciar los sentimientos de los demás. En otras palabras, el ser empático es el ser capaces de leer emocionalmente a las personas.

Y como me encanta tener esa empatía contigo.
Recibe un beso en tu alma.

LOLA GRACIA dijo...

SHIQUI. ME ENCANTA ESTE POST.
CREO QUE NECESITAMOS ESCUCHAR Y SER ESCUCHADOS, SALIR DEL AISLAMIENTO AL QUE NOS CONDUCE ESTA SOCIEDAD TAN COMPETITIVA. NUESTRAS MADRES SE JUNTABAN EN LOS CORRILLOS A CHARLAR, AHORA NO HAY TIEMPO, ASI QUE ESTO SON LAS ÁGORAS, LOS MENTIDEROS, LOS MARUJEOS TAN NCESARIOS. UN BESO, GUAPETONA Y MI VOTO PARA TI

Merce dijo...

Tiene mucha razón Sara, en lo que ha dicho sobre la falta de comunicación, hay días que lo haces todo corriendo sin poder pararte ni un minuto. Tenemos tantas cosas en la cabeza que no podemos pararnos a escuchar a los demás, eso es lo bueno de todo este mundo de los blog y los correos electrónicos que al leer, "escuchas" todo el mensaje....

Un beso

ElsA dijo...

Nuevamente visitandote para desearte que pases un buen domingo.

Saludos
ElsA

maria del mar dijo...

Hola shikilla, esta no es mi semana, veo que tengo mucho trabajo atrasado, pero intentare ver todos los posts atrasados, aunque sea poco a poco.
La verdad es que yo prefiero hablar con la gente, mirandole a los ojos y tener una buena charla, me encantan las sobremesas cuando puedes hablar con toda tranquilidad, sobretodo los domingos.Estoy de acuerdo que por aqui, puedes desnudar más tu alma, pues muchas veces es como un diario, que te ayuda a sacar los sentimientos más ocultos que llevas dentro, en esos momentos no piensas que te leen personas de todo el mundo, y los sacas porque necesitas desahogarte, y eso esta bien, pero lo más importante es no dejar de tener conversaciones orales con los demas, esa es y sigue siendo la mejor manera de autoayuda que podemos encontrar, sigue siendo la única y eso no se debe perder, aunque con estas tegnologias, muchas personas se encierran en ellas, sobre todo las personas timidas e incomprendidas, para ellas es una via de escape y eso es un riesgo muy grande, pues he visto gente que se encierra en este mundo y deja escapar, no porque el quiera, la posibilidad de encontrar esa alegria de escuchar y ser escuchado.Se que en esta sociedad en que vivimos cada vez es más dificil mantener una conversación, pues las prisas y querer ser el primero es lo que manda, pero tambien veo que cada vez hay más gente con necesidad de ser escuchado, lo veo cada día, esas personas sólo hablan de si mismos y llegan a cansar, porque eso no es conversar es un monologo, pero esa es su manera de desahogarse.La falta de comunicación esta haciendo que las consultar de los psicologos esten llenas y creo que aún estamos a tiempo de darnos cuenta de ello, las personas hemos nacido para convivir con los demás y eso conlleva muchas cosas, buenas y malas, pero la comunicación es esencial para todos nosotros.Yo si creo en la empatía, la he sentido muchas veces, incluso por este medio, sólo hay que saber escuchar o leer para entender que es lo que necesita y quiere una persona.
No se si me habré explicado bien, como te he dicho antes no es mi semana, pero necesitaba pasar por aquí y escucharte y leerte.Gracias shikilla.
Besos

luz de gas dijo...

Desnudarte aquí , contando cosas ante extraños, es más cómodo; en realidad, te lo cuentas a tí misma , y , si alguien lo lee, perfecto, no nos vemos, pero nos contamos algo. No sé cómo sería pensando en que te va a leer mucha gente, no es mi caso, entonces, ya pensaría supongo , hasta dónde llegar con mi "desnudo ".
Un abrazo

Moony dijo...

Nos desnudamos aquí mucho más que en la vida real. Por un motivo muy sencillo, porque no tememos el juicio del otro.
Creo que en las relaciones cotidianas dependemos mucho de la imagen que damos, del papel que tenemos. Unas veces somos madres, otras somos amigas, otras amantes, otras profesionales. Y somos todo eso, claro, porque todo eso nos dá forma, pero... quizá haya una parte íntima, muy íntima, que en ninguna de esas facetas desvelamos. Dependemos del juicio ajeno.
Mientras que aquí, en la blogosfera, ese juicio tipo espada de Damocles, que nos encorseta en papeles, desaparece. Y fluimos. Fluimos desde dentro, mostrando fuerzas y debilidades, sueños, opiniones...todo.
Y sabemos que nos leen, pero nos leen personas que, de alguna forma, son semejantes a nosotros, delante de los que no tenemos que demostrar nada. Solamente ser como queremos ser.
Y yo si creo que surge la empatía entre los bloggeros. Empatía nacida de comprensión, de compartir, de adivinar la personalidad tras las letras...

Moony dijo...

Nos desnudamos aquí mucho más que en la vida real. Por un motivo muy sencillo, porque no tememos el juicio del otro.
Creo que en las relaciones cotidianas dependemos mucho de la imagen que damos, del papel que tenemos. Unas veces somos madres, otras somos amigas, otras amantes, otras profesionales. Y somos todo eso, claro, porque todo eso nos dá forma, pero... quizá haya una parte íntima, muy íntima, que en ninguna de esas facetas desvelamos. Dependemos del juicio ajeno.
Mientras que aquí, en la blogosfera, ese juicio tipo espada de Damocles, que nos encorseta en papeles, desaparece. Y fluimos. Fluimos desde dentro, mostrando fuerzas y debilidades, sueños, opiniones...todo.
Y sabemos que nos leen, pero nos leen personas que, de alguna forma, son semejantes a nosotros, delante de los que no tenemos que demostrar nada. Solamente ser como queremos ser.
Y yo si creo que surge la empatía entre los bloggeros. Empatía nacida de comprensión, de compartir, de adivinar la personalidad tras las letras...

mariadnne dijo...

Humm no se si compartir algunas de vuestras opiniones,en realidad estamos tan acostumbrados a no escuchar a nadie..que considero este espacio justamente para escucharse a uno mismo..a mi no me interesa si me leen o no..creo que si bien se desnuda el espiritu..es un dejo de raciocinio para reevaluar las cosas que se sienten en determinadas circunstancias...sentimientos que no se alcanzan a atrapar en el diario vivir..porque siempre hay algo mas importante que hacer antes..este es un espacio mas de reflexion con uno mismo.. asi lo siento..asi lo entiendo..asi lo escribo..un beso..

Manuel Aramis Miranda Perdomo dijo...

Hola Preciosa! Como estas?

gerardo dijo...

Extiende su poder transformador
sobre las rocas de la indiferencia
con el milagro de su comunión.

Felices pascuas
Recibe un beso en tu alma.
Gerardo.

GERARDO dijo...

Hilando pensamientos absorbo de la arena la sal que del oleaje dejó tu alma buena.

Recibe un beso en tu alma.

gerardo dijo...

De donde vienes me preguntas?

Vienes de una idea lejana.
De un amor con magia desde el infinito atravesando ventanas.

Es como si fuese un sueño. Un sueño con alas,
Quizás por eso un ángel eres

Daniel O. Requelme dijo...

A veces imagino encontrar un par de zapatos que sean de mi medida y poder preguntarle quien soy pero eso es pura imagineria. Me la paso mirando el espejo de los otros y eso ocupa todo mi tiempo.

Un placer la visita.

Daniel O. Requelme

Cordoba – República Argentina


www.danielrequelme.com.ar