sábado, 1 de diciembre de 2007

ATENTADO DE ETA


Mientras los españoles preparamos nuestros hogares para celebrar la Navidad en familia, mientras las calles de nuestras ciudades se iluminan y engalanan, mientras esperamos el reencuentro con los seres queridos que viven lejos de nosotros, mientras que la gente corriente nos levantamos cada día con el objetivo de ir a trabajar, cuidar de los nuestros, pagar una hipoteca, comprar en el mercado, alegrarnos con la alegría de los amigos o darles nuestro apoyo en los malos momentos, mientras pensamos vivir la vida que nos ha tocado lo mejor posible; hay otros conciudadanos que, además de todo eso, velan por nuestra seguridad, para que podamos trabajar, comprar, caminar y vivir libremente, sin que la amenaza de unos pocos pueda matar las ilusiones de muchos.

Hoy uno de esos conciudadanos, un chico joven, con toda la vida por delante, ha dado la vida por eso. Otro, también joven, se debate entre la vida y la muerte. Dos hombres y una mujer miembros de ETA han asesinado a Raúl, de 24 años y han herido gravemente a Fernando, de 23 años; Ha sido por la espalda, a traición, de esa manera en la que los cobardes arrebatan la vida. Ya sé que no es la primera vez, ya sé que esto se ha repetido muchas, demasiadas veces. Pero nunca deberíamos acostumbrarnos a esta sinrazón, el grito contra ETA ha de ser siempre fuerte, alto y claro.

En esa danza maldita de incongruencia, ahora, se compararán las repulsas, se medirán las palabras, se renovarán promesas de terminar con el terrorismo, se harán manifestaciones, concentraciones, condenas y propósitos, como el año pasado, cuando en la Terminal 4 del Aeropuerto de Barajas , dos ecuatorianos también fueron asesinados por ETA, como tantas otras veces, como siempre que ETA actúa. Gobierno y Oposición dirimirán sus diferentes puntos de vista de la situación;

Mientras tanto, otras dos familias más quedarán rotas, una de ellas aún tendrá esperanza, mientras siga con vida Fernando; La otra, se sumará a la larga, triste, absurda lista de los cientos de hogares rotos por ETA.

Hoy, más que dolor, más que pena por esas familias, más que impotencia, que también siento, me puede la sensación de asco, repugnancia, porque mientras una gran mayoría pensamos en la vida, hay unos pocos que se levantan con un solo pensamiento: arrebatárnosla.

8 comentarios:

Carlos dijo...

Qué difícil es, Shikilla, entender qué pasará por la mente de este tipo de gentuza, de esos asesinos que además se ven a sí mismos como héroes.

Ayer al leer la información me sonó el nombre del joven guardia civil herido y, efectivamente, pude confirmar luego que yo había llevado como abogado un determinado asunto profesional a su familia y había hablado en varias ocasiones con su padre. El dolor es aún más dolor cuando le pones rostro, voz, cercanía.

En estos momentos en que el terror se cobra nuevas víctimas, queda todavía más patético el espectáculo de nuestros políticos tirándose los trastos durante meses, en lugar de ser capaces de adoptar responsablemente una postura común, coherente, sensata y con cierta perseverancia, frente a esta terrible lacra que padecemos y que nos hace ser el último reducto del terrorismo en Europa.

María Narro dijo...

quizá por eso cuando me enteré ayer del atentado me entraron ganas de arrear collejas. Dos collejas.

Una a Aznar, porque no se puede negar lo obvio, ayer fue ETA pero el 11-M todos supimos que no menos él.

Y dos: a Zapatero. Porque no se puede negociar con quien tiene una pistola. Hablar siempre, pero sin armas. Y a ETA los conocemos todos.

El Buen Salvaje dijo...

No sé si conocéis esta historia:
http://www.elpais.com/articulo/espana/mujeres/odio/elpepunac/20070211elpepinac_17/Tes

La violencia es así: no tiene ningún sentido.

Saludos salvajes.

El Buen Salvaje dijo...

Perdón, voy a poner el enlace de una manera más profesional, porque merece la pena la historia.

Saludos salvajes

Chechu Arroyo dijo...

ESTAR CON LAS VICTIMAS Y TODOS A LA CALLE ¡Eso lo primero!

Cada vez que hay un atentado pienso en barbaridades o no, no lo se. A veces pienso en quitarnos de enmedio a esa gentuza. Una sola bala es lo mas barato para la sociedad española. Otras pienso en la cadena perpetua. Se que con ambas me salto a la torera la Constitución, pero...

Otras, no entiendo el motivo por el cual no cumplen las condenas completas. ¿30 años es el máximo? Pues 30 años, ni un minuto menos.

Shikilla dijo...

Carlos, sí es difícil y para alguien que no tiene una mente criminal, es imposible.

María, si con un par de collejas se pudiera arreglar todo, creo que haríamos cola para dárselas a los políticos, si unos no deshicieran lo que hacen los otros a medida que van llegando, tal vez estaríamos más cerca de ver el fin de esto, no sé, yo no sé donde está la varita mágica. Ojalá!

Buen salvaje, he ido al enlace, no conocía esa historia, gracias por traerla, es aleccionante y sorprendente.

Chechu, creo que nunca hemos dejado de estar con las víctimas, la gente de la calle, la gente corriente, pensamos en el dolor de la familia y les apoyamos. La ley es la que tiene que cambiar, tienes razón.


Gracias a todos.

Gasper dijo...

Más allá de las cercanías festivas, más allá de los dolres infinitos, más allá de las mentes perturbadas, más allá de los corazones desafinados...
¿Por qué esta violencia sin sentido?
¿Cómo puede ser...?

(ya sé que no hay respuestas y tampoco manera de frenar la angustia en mi alma)

Besos

brigate dijo...

Los políticos no tiene la culpa de todo, tenemos la fea costumbre de echarles toda la mierda encima. La realidad esque cada uno es libre, y alguien, porque Dios nos hizo así, es libre de ser un sanguinario o no, y los políticos no tienen culpa de ello.

ETA no es más que una organización mafiosa con mucho psicópata dentro, son asesinos que se buscan excusas para asesinar, sino fuera la que tienen ahora, sería cualquier otra.

Y sobre lo del 11M... recuerdo ver al mismo Ibarreche afirmando ese mismo día que había sido ETA... todos hablaron de ETA. Así que menos humos, que la memoria es selectiva para lo que nos da la gana, y no de tanto repetir necedades van a ser verdad.