viernes, 11 de julio de 2008

ONCE AÑOS SIN MIGUEL ANGEL BLANCO


Sí, 11 largos años sin Miguel Angel Blanco, aunque en la memoria de todos sigue latente el dolor y la unión de una nación entera contra el terrorismo, millones de manos blancas, banderas con crespones, manifestaciones. En su memoria y no con palabras mías, sino con las que están escritas en la web de la Fundación Miguel Angel Blanco, quiero traer aqui sólo unos fragmentos que son retazos de su vida y su muerte, lo que supuso para su familia y para España aquel 12 de julio de hace ahora 11 años.

Miguel Ángel tenia gran pasión por la música. Le gustaban fundamentalmente los grupos que cantaban en castellano, su favorito era Héroes del Silencio. Desde niño le encantaba tocar la batería, sus padres no tuvieron más remedio que comprarle una, tenían pocas opciones, o eso o acabaría con las cazuelas y ollas de la cocina que golpeaba con unos palos. La afición fue tan lejos que en sus ratos libres, sobretodo en primavera y verano, se dedicaba a tocar con su grupo Poker, antes llamado Cañaveral y Adiskideak (Compañeros).

El 9 de marzo de 1997, la hermana de Miguel Ángel, Mari Mar, había emprendido un viaje hacia Escocia para ampliar sus estudios de Turismo. Antes de abandonar su hogar despertó muy temprano a Miguel Ángel y se despidió de él en voz baja. Miguel Ángel le comentó que si podía ese verano haría una escapada para ir a verla. Fue la última vez que le vio con vida. Cuatro meses después Mari Mar regresaba junto a sus padres para afrontar el secuestro y el asesinato de su hermano.

(...)

El secuestro y asesinato de Miguel Ángel Blanco marcó un antes y un después en la lucha contra el terrorismo. Miles de ciudadanos en toda España salieron a la calle a defender la vida y la Democracia, se pusieron en la piel de Miguel Ángel, su familia y sus compañeros e intentaron con su manifestación y su clamor salvar la vida de un ciudadano víctima de la barbarie de ETA. España entera señaló a ETA y a sus cómplices políticos como los principales enemigos del Estado de Derecho, como el auténtico problema vasco.

Cuando escribimos estas letras emocionadas aún ETA sigue en activo. Miguel Ángel, serena y firmemente, queremos decirte que seguiremos luchando para que no haya más víctimas del terrorismo, para que la pesadilla acabe pronto, para que tu estela siga siendo camino de Dignidad y de Libertad.





Por Miguel Angel y por todas las Víctimas del Terrorismo, recojo del blog de Así está Murcia, el enlace a la iniciativa del diario La Razón de solidaridad con las Víctimas del Terrorismo, reclamando dedicar calles con sus nombres en toda España. Podéis firmar AQUI o en el enlace de la barra lateral del blog.

Si dedicar una calle a alguien es un homenaje, nadie mejor que todos a los que les arrebataron su libertad, su vida, su esperanza, para tener una calle.

¡Siempre en nuestra memoria y en nuestras oraciones!

7 comentarios:

fernando dijo...

Siempre impactan estas noticias. Pero la muerte de Miguel Angel llegó muchísimo al corazón de todos. No se me olvidará nunca. Ojalá nunca más pase algo parecido.

un beso.

prosasypixeles dijo...

Fue brutal. A todos nos llegó de manera tremenda, y España se volcó por el y por todos los demas.
Que no vuelva a pasar, nunca.
Un saludo.

LUIS AMÉZAGA dijo...

Si era verdad aquellos lemas que se gritaban de que Miguel Angel somos todos, nunca haremos suficiente.

Caballero ZP dijo...

La última sentencia de esa Audiencia Nacional que no sirve para nada, excepto para albar a los terroristas, es el asqueroso regalo de este gobierno para las víctimas en este aniversario tan señalado.
Saludos

MUY SEÑORES MÍOS dijo...

¡Cuánto tiempo ha pasado ya! Creo que este caso nos rompió a todos -a casi todos- bastante. En mi caso he de decir que fue el último que me sacó de casa; pues a partir de ese momento, no sé si erroneamente, me pareció ver que se quiso "politizar", ese y otros crímenes, de diferente manera y por distintos grupos políticos.

Nota: He escrito "politizar" entre comillas porque me hubiese dado vergüenza usar esa noble palabra en el sentido en que últimamente la estamos utilizando.

carlos dijo...

Aquel día, en medio del dolor, de la rabia, de la impotencia que todos sentíamos, pensé, al ver ciertas escenas, que algo muy importante iba a cambiar para siempre en la sociedad vasca y en la sociedad española en general. Lamentablemente, somos un pueblo muy olvidadizo con las propias lecciones que la historia nos da. Recuerdo días después a Victoria Prego leyendo en la Puerta del Sol de Madrid un manifiesto en una manifestación en la que estaban el PSOE, el PNV, EA, IU... y refiriéndose a HB dijo "con la paz y la palabra, a por ellos". Y la inmensa multitud aplaudió. Nadie hubiera defendido entonces en voz alta lo que luego sería el pacto de Estella, el negociar con los asesinos de Miguel Ángel Blanco, el volver a meter a los proetarras en las instituciones, el que otra vez los matones tomaran las calles y que la gente de bien en Euskadi volviera al silencio, a la dictadura del silencio.
Once años después, lamento la muerte, tremenda y cruel, de Miguel Ángel, aquella muerte que nos conmovió. Pero lamento mucho más que su sacrificio no sirviera, como pareció, para cambiar definitivamente la actitud de los políticos y de los ciudadanos.

ElPoeta dijo...

Amiga mía, este caso marcó un hito en la lucha contra el terror que no dudo acabará dando sus frutos. Siento haber llegado tarde, pero te felicito por tu cumpleaños con un beso cariñoso,
V.