jueves, 29 de enero de 2009

ORGULLO DE MADRE



Cuando leí a mi admirado Khalil Gibrán escribir que nuestros hijos no nos pertenecen, que son hijos de la vida y que nosotros, los padres y madres, tan sólo somos el arco del cual ellos, como flechas vivas, son lanzados a esa vida que trata de llenarse a sí misma, no imaginaba de qué modo se me iban a quedar cortas sus palabras con el tiempo.

Estos días he sentido el orgullo, la grandeza y la importancia de ser ese arco y también he sentido que la flecha puede multiplicar el impulso que nosotros le demos, hasta el infinito y....más allá!!

La razón por la cual no he actualizado el blog y de mi ausencia estos últimos días por la blogosfera, ha sido otro viaje a Alcalá de Henares, a ejercer de madre orgullosa, casi diría de madre babeante. He acompañado a mi hija Mercedes a recoger su Premio Extraordinario Fin de Carrera y el reconocimiento como mejor expediente académico en la Licenciatura de Derecho.

Durante estos días, en los que hemos asistido a dos ceremonias, preciosas y emotivas, no he podido por menos que echar la vista atrás, cuando empezó su vida académica, justo el primer día que la llevé al colegio vestida con un baby de cuadritos en el que yo misma había bordado su nombre, quizás ahí fue cuando me di cuenta por primera vez que sí, que Gibrán tenía razón y mi hija mayor primero y más tarde su hermano pequeño, ya no eran hijos míos, sino que eran esas flechas a las que, muchas veces, los padres, queremos ver llegar a la diana soñada, deseada, quizás la que nosotros no pudimos alcanzar. Dice Gibrán, que sólo el Gran Arquero ve la diana en el camino del infinito.

Mercedes nos ha acostumbrado a la cotidianeidad de los sobresalientes y las matrículas de honor, desde aquél primer día de colegio, donde empezó a recoger sus primeros “progresa adecuadamente” o “destaca” lo cual no quita para que siempre haya sentido verdadera satisfacción por su trabajo y por los frutos logrados. Lejos de la imagen de la típica “empollona”, es una niña a la que le vuelven loca los “trapitos”, salir con sus amigos, bailar y divertirse...eso es algo que, además de otras cosas, ha heredado de mi, lo reconozco.

Siempre he tenido una especie de pudor, una postura políticamente correcta que me sujetaba a la hora de “presumir” de mi hija, pero hoy en este espacio íntimo y a la vez público, quiero echar a volar todas y cada una de las veces en las que por ella, por ser su madre, he sentido el corazón henchido de orgullo, por todas las veces en las que no me hubiera cambiado por nadie en el mundo por tener los hijos que tengo, porque me hace feliz pensar que, aunque no me pertenezcan, hay una parte de mi que vivirá en ellos.

Ya he felicitado personalmente a mi hija y la he llenado de besos y sólo me queda decirle algo que no le he dicho, voy a quitarme de encima el pudor y aunque a lo mejor suena vanidoso, y parezca presuntuosa al decirlo...¡qué le voy a hacer! es la verdad, Mercedes, hija, ¡viva la madre que te parió!.


Imagen: Mi hija, Mercedes y el Rector de la Universidad de Alcalá de Henares, D. Virgilio Zapatero.

34 comentarios:

bego dijo...

vaya! había que llegar hasta el fondo del blog je je. Que bonito sentir orgullo por la trayectoria de los y las hijas :) un beso ... y buenas noches :)

Jesús Arroyo dijo...

JEjeje, me rio por el final. Es que los nenes/as... cuando se ponen y se salen, los papis nos ponemos que nos salimos.
Felicita a tu hija de mi parte. Lo que no te perdono es que no me invitaras a un café en la "Hostería del Estudiante". Como me vuelva a enterar que pisas el Corredor del Henares sin avisar...
Besazos, hoy para tu hija.

P Vázquez "ORIENTADOR" dijo...

Enhorabuena... a las dos.

Zinquirilla dijo...

¡Di qué si!

motivos de orgullo te sobran porque sacar matrículas de honor no es sólo tener por hija un "cerebrito" sino alguien responsable que puede ser útil a la sociedad.

¡Enhorabuena!

p.d.: es curioso, creí que sólo tenías un niño, al que creo que le dedicaste un poema.

Shikilla dijo...

Bego, muchas gracias, es bonito que los hijos te den motivos de orgullo, sí, porque quererles les quieres siempre, hasta si son un poco vaguillos. Un beso :)

Shikilla dijo...

Jesús, mis viajes, a veces son tan rápidos que apenas tengo tiempo para ver a nadie, pero cuando vaya para más días me encantaría que quedemos en cualquier sitio del Corredor del Henares y así saludar a quien hace tanto tiempo admiro sin conocerle de "visu".

Gracias, ella leerá estos comentarios y recibirá tus besos.

Shikilla dijo...

P. Vázquez, gracias por tu enhorabuena y bienvenido a mi blog. Saludos

Shikilla dijo...

Zinquirilla, guapa, gracias por tus palabras y sí, tengo dos hijos, también le escribí hace tiempo algo a mi hija en su cumpleaños, está por el blog. Mis hijos se llevan 11 años, así que casi he criado dos hijos únicos :).

Un beso

Pedro dijo...

¡Mi más sincera enhorabuena para la hija y para la madre!
¡Ahora comprendo la subida de nivel del cauce del Guadiana! ¡Es para estar babeando de satisfacción sin parar durante mucho, muchísimo tiempo...!
Un abrazo enorme Shikilla y te repito mis felicitaciones.

Terly dijo...

Querida amiga:
Aunque es extraordinario el parecido físico que tenéis tú y tu hija, a juzgar por las fotografías, no me cabe la menor duda de que existe también entre vosotras un enorme parecido intelectual.
Es una gran satisfacción para los padres el hecho de que los hijos lleguen a alcanzar esa diana imaginaria y en el caso de tu hija veo que la ha atravesado y está encaminada hacia el infinito.
Mi más cariñosa enhorabuena para las dos y un afectuoso beso para cada una.

Pantagruel dijo...

Felicidades, Shikilla, a las dos, por supuesto.

ElPoeta dijo...

Mi enhorabuena, amiga, a tu hija y a ti. Entiendo tu orgullo y tu satisfacción. El texto de Gibran que citas, que para mí es de lo más bello y preciso que se ha escrito sobre la relación de padres e hijos, yo lo entiendo como que lo importante es no pretender que nuestros hijos sea como nosotros, sino crear el ambiente y las condiciones para que puedan ser ellos mismos y realizar sus sueños. Sin duda eres una madre magnífica, pues a la vista está que tu hija, trabajadora, inteligente y bella como tú, está lanzada en el camino de llegar muy alto en la vida. Te felicito de corazón y me enorgullezco de tenerte como amiga. Un beso lleno de admiración y cariño,
V.

Shikilla dijo...

Pedro, pues sí, ha subido el Guadiana al llegar pero allí ya dejé el Manzanares con un caudal considerable.

Gracias y te devuelvo el abrazo :)

Shikilla dijo...

Querido Terly, sí que es cierto que nos parecemos, incluso el día de la entrega de la placa, el Rector lo dijo: ¿Tu madre, verdad? no puede negarlo!

A mi me hubiera gustado que dijera: ¿Tu hermana, verdad? ¡no puede negarlo!, pero dejo mi coquetería a un lado y me alegro.

Un fuerte abrazo, querido amigo.

Shikilla dijo...

Pantagruel, muchas gracias! De parte de las dos también :)

Shikilla dijo...

Poeta, te digo que Gibrán fue siempre uno de mis poetas preferidos, junto a Tagore, formaban parte de mis primeras lecturas de adolescente, entonces no pensaba que su reflexión sobre los hijos pudiera sentirla tan cerca como ahora.

Gracias de corazón, yo si que me siento orgullosa de tener amigos como vosotros todos.

Besos

Emma dijo...

¡Pues claro que sí!
Presume de hija y disfrutad del fruto logrado y merecido.

Un saluditooooo!!!!

Anónimo dijo...

Muchas gracias mamá por esta entrada en tu blog, al que sé que casi es como un tercer hijo, jejejje...

Sin duda, te debo a ti mamá, ser quien soy y lo que espero llegar a ser, no sólo profesionalmente sino como persona, por los valores que me has inculcado, tu sensibilidad, tus consejos, tu extraordinaria manera de ser...eres mi ejemplo a seguir y nunca estaré lo suficientemente agradecida a Dios por darme una madre como la que tengo, la mejor...y si, lo digo bien alto: Viva la madre que me parió, jejje.

FOTELIAS dijo...

Mi más sinceras felicitaciones para tu hija y para ti.
Que Dios os bendiga.
FOTELIAS.

Miguel Schweiz dijo...

Jo Shiki, vaya, cómo no ibas a hablar de esto, es tan importante.

Me imagino cómo estarás, además de todo lo que expresas aquí, tan, tan feliz, tan orgullosa, toda esa mezcla de emociones no sólo por los triunfos sino el que esa pequeña niña que fuiste formando poco a poco llegó para crear un gran futuro con su vida.

Muchas felicitaciones amiga y para ella aunque no la conocemos ya sabes... :)

(Jo, pero si parecéis hermanas...)

MUY SEÑORES MÍOS dijo...

Cómo no vas a estar orgulosa con una hija, además de inteligente, guapa. ¿Tendrá a quién parecerse, por un casual?

Enorabuena. Espero que le vaya en la vida como en sus estudios; se lo tiene mercido.

Vale, pues yo me sumo tambén. ¡Viva la madre que la parió!

Európides dijo...

¡¡¡ Enhorabuena Shikilla !!!

Estoy seguro de que te sentirás realmente orgullosa de tu hija. Seguro que cosechará grandes éxitos en su vida.

Un abrazo.

Shikilla dijo...

Emma, me alegra verte por aqui, gracias por tu visita y por tus palabras.

Un beso

Shikilla dijo...

Merche, hija, no me pongas colorá!! anda, anda. Te quiero mucho, un besito. Ya estoy deseando de verte de nuevo y no hace nada que hemos estado juntas.

Shikilla dijo...

Fotelias, gracias, Dios te bendiga a tí también.

Un abrazo

Shikilla dijo...

Miguel, gracias por el intento! jajaja, sé hasta donde llega el parecido que lamentablemente no es ni puede ser....en la edad. Pero qué le voy a hacer, en mi descargo digo que creo que aún soy joven y ¡ay! del que diga lo contrario!!

Un beso

Shikilla dijo...

MSM, no creas, yo no soy tan constante y trabajadora como ella, toda la carrera me la pasé sprintando, es decir, estudiaba un par de dias antes de los exámenes, era algo más...vaguilla!!

Aún así, confío, como digo en la entrada, en que algo de mi haya heredado, ¡¡que alguna cosa buena tengo!!.

Besos

Shikilla dijo...

Európides, ojalá se cumpla lo que dices, amigo, y tenga éxito en lo profesional, pero el éxito principal es llegar a ser una buena persona y en eso también lleva buen camino.

Besos

J. F. Sebastian dijo...

Vaya mi enhorabuena. Tienes una hija preciosa. Algo tendrá de su madre..

Anónimo dijo...

que bonito texto y que suerte de ser madre e hija tan especiales...Seguro que heredó de ti tanto la belleza como la inteligencia y como persona tomará ejemplo de la expléndida madre que tiene y como dice en su texto, ella misma sabe reconocer.
Felicitaros y mucho a las dos!!!
Muchos besos de tu amiga de Bcn que no te olvida.

Alawen dijo...

Mi enhorabuena para las dos.
Me alegra infinito que hoy, que por fin tu blog me ha dejado entrar en los comentarios, sea para desearos lo mejor a ambas, para el futuro.
Un abrazo muy fuerte

Shikilla dijo...

J.F. Sebastian, gracias por el piropo que le dedicas a mi hija y que a mí me alegra :)

Shikilla dijo...

Juliaaa!!! cómo me alegra verte y leerte por aqui, guapa. Ya sé que en Barcelona tengo una buena amiga en tí, y tú sabes que aqui en Badajoz la tienes también :) Besitos y gracias, amiga.

Shikilla dijo...

Alawen, no sabes cuánto siento que no puedas entrar en comentarios, no sé a qué se debe, tambien se visualiza mal mi blog con Firefox y por eso escribí la advertencia de que usaran Internet Explorer :(

Hija, son cosas de la informática, no sé, pero te agradezco tu comentario y tu visita, un beso.