miércoles, 8 de abril de 2009

¡SOY ESTUPENDA!


Así, en principio, el título de mi entrada puede sonar a vanagloria excesiva, pero leedme y comprenderéis que no es nada más que mera justicia conmigo misma.

Siguiendo con el hilo de mi anterior entrada en cuanto a relajarse se refiere, creo que estas minivacaciones que comienzo mañana y que me servirán para cambiar por unos días el paisaje, la compañía, los sonidos de mi calle, etc.. por otros, me van a venir muy bien, me los merezco, sin duda, tengo que premiarme, ¡soy estupenda!.

Sí, me estoy echando flores, creo que de vez en cuando deberíamos plantarnos delante del espejo y echarnos unas cuantas flores, sobre todo, los que como yo, lamentablemente, no tenemos abuela; decirnos lo maravillosos que somos, lo bien que nos caemos y lo que nos queremos, es decir, deberíamos ser mucho más indulgentes con nuestros defectos, errores o fracasos, ya sean grandes, pequeños o insignificantes, claro que esto comportaría ser también más indulgentes con los de los demás...eso es más difícil ¿verdad?.

Si uno es capaz de ver algo bueno en él, interior y exteriormente, y de tener una autoestima suficientemente fuerte, nada ni nadie podrá hundirlo, pero lo más importante, empleará su tiempo en algo mucho más provechoso que lamentar la inutilidad de su existencia o maldecir constantemente el michelín de la cintura, la calvita que apunta por el cogote o el carácter demasiado “lo que sea” de cada uno.

Así que, como la caridad bien entendida empieza por uno mismo: ¡voy a hablar de lo mío!.

Flores:

1.- Llevo seis meses sin fumar, y aunque parece que la cosa es fácil y estos seis meses han pasado volando: ¡naranjas de la china!, cada día después de mi primer café, cada día después de mi segundo café, y de todos los “después” que nos podamos imaginar, me he acordado del cigarrillo, pero ahí estaba mi férrea fuerza de voluntad, inamovible, inasequible al desaliento, ¡maravillosa fuerza interior que me ha sujetado las manos, los pies, ¡todo! Para no correr hacia el primer estanco y tirarme al barro de la nicotina. Pues eso, la primera flor es que lo estoy consiguiendo, soy genial, sin más.

2.- Como después del primer mes aguantando sin fumar, mi fuerza de voluntad hacía aguas, he tenido que engañarla y mantenerla entretenida con algunas delicatessen, pequeñas frivolités tales como saladitos, dulcecitos, etc.. sé que esto no merecería una flor sino más bien una regañina, pero como soy estupenda (¿me lo he dicho ya?), lo he reconvertido en flor, diciéndome a mi misma que cada cigarrillo no fumado tenía su compensación en esas cositas que, aunque lo haya puesto en otros idiomas para disimular, es lo que vulgarmente llamamos picoteo.

3.- No contenta con el inmenso sacrificio de dejar el tabaco y cambiarlo por kilos, que se adherían a mi cintura como lapas, y sobrevivir con esa cruz, poniendo a prueba mi resistencia moral y física, he decidido, hace un mes aproximadamente, ceñirme el cilicio de la dieta para mortificación del espíritu “librecomedor” que me adorna, domeñando a base de bocado, del otro bocado que usan las caballerías, desgraciadamente, no del que se come, con unas muy grandes dosis de paciencia y esperanza por mi parte de que “¡vinceró, vinceróoooooo!”

Ahora, decidme, ¿no es para echarme flores?, pues eso, que me voy de vacaciones y os deseo unos estupendos días de Semana Santa. Hasta la vuelta.

8 comentarios:

Pilole dijo...

Yo no te echo flores, sino un jardín completo por tu fuerza de voluntad para dejar de fumar. ¡Ojala y la tuviera yo también!...pero la carne es debil. Que pases buena Semana Santa allá donde te encuentres y un beso.

J. F. Sebastian dijo...

Ya lo sabía. Felicidades por lo del tabaco, creo que ya has pasado lo peor. Lo de los kilos seguro que no es para tanto... Unas cuantas torrijas menos y listo. Aún así seguirás estando estupenda.

Feliz Semana de Pasión.

maria jesus dijo...

Enhorabuena¡¡ y picoteando tambien eres estupenda.no hace falta privarse ahora que se puede. Que tengas feliz Pascua, Un abrazo

Pantagruel dijo...

Felices días de asueto y/o de recogimiento, esta vez sin discutir nada ;-)

Besos.

Anuskirrum dijo...

Suficiente es que intentes dejar el tabaco para felicitarte, pero además es para echarte flores esta manera de escribir que tienes tan sugerente y amena.
Está muy bien dedicarse de vez en cuando a uno, porque sabes que todo absolutamente todo nos desgasta y hay que hacer alguna que otra reparación para seguir en las mejores condiciones.
Me alegro de que vayas a cambiar de aire unos días, que eso si que renueva.
Lo corroboro Shikilla, eres estupenda¡

Un besazo

MUY SEÑORES MÍOS dijo...

Mira, Shikilla, por una vez y sin que sirva de precedente, no te voy a leer: me quedo con el título: no valen excusas.

Trini dijo...

Pero, flores a mansalva, faltaría más.

Te lo dice una que dejó de fumar, de golpe, durante 4 años y que comenzó de nuevo hace dos. Vamos, pá matarme y si a eso añadimos que el picoteo se ha convertido en el pan nuestro...
Vamos, que leyéndote me he deprimido:(

Que no, que es broma, que me alegro mucho de tus logros y te animo a seguir luchando y sobre todo, a seguir dándote besos y regalándote flores.

Besos

Merce dijo...

Once meses, once, llevo sin fumar, hoy vengo de una barbacoa, donde había muchos fumadores, pero chica, ya no me da envidia, me ha costado. Pero ahora bien. Por cierto, no me había dado cuenta de lo mucho, muchísimo que huele el tabaco. Y claro, así olíamos nosotras...

Mi marido, para animarme, abrió una cuenta donde mete lo que me gastaba a la semana en tabaco... pues hay un piquito, paquete a paquete...

Qué sí, que somos fuertes, Shiki.

Yo he tenido suerte, no he engordado nada, pero seguro que también puedes con los kilos.

Besos