domingo, 20 de septiembre de 2009

¡ARRIBA LA ESTEBAN!


Cual campana resonando en el “campanario” de la actualidad, Belén Esteban es contemplada en todo su esplendor por la España del corazón rosa, la del papel couché y por la otra, es decir, por toda España. Ella, como Lady Godiva con su larga melena, en constante sacrificio y lagrimeo, pasea la desnudez de su vida y milagros y, al contrario que ocurría con Lady Godiva, deja que todos pasen y vean el espectáculo de una existencia que sería normal y corriente si no fuera porque el padre de su hija es torero y porque esta mujer, también al contrario de lo que se pueda creer, en su larga melena teñida y enmarañada no tiene un pelo de tonta.

Está en lo más alto del candelabro, sí, del candelabro, porque ese es el lugar donde en este país elevamos a aquellos que tienen la habilidad de convertir sus vidas anodinas, grises o desgraciadas, en objeto de seguimiento, culto y adoración; tienen el extraño don de transformar errores, pecados y carencias, en méritos vitalicios que engrosan un currículo en el que, normalmente, brillan por su ausencia otros méritos, más triviales y secundarios para ese mundo, entiéndase académicos o profesionales, pero que, como en el caso de la Esteban, no son necesarios para conseguir un puesto de trabajo como el que ocupó en el programa de Ana Rosa Quintana o ahora en Sálvame y por los que ha cobrado mensualmente varios millones de las antiguas pesetas, según datos recogidos de internet.

En el candelero, se quedan los personajes de siempre, los que, muy a pesar suyo, no pueden evitar compartir el universo de las revistas y programas del corazón con los advenedizos. Aunque intentan marcar la diferencia hablando por medio de portavoces o emitiendo comunicados para decir, por ejemplo, lo mucho que quieren a su novio y lo mal que les sientan las injerencias de los demás en sus vidas privadas, como en el caso de la Duquesa de Alba, al final están en el mismo ranking; candelabros y candeleros unidos por la gracia de los dioses curiosidad y morbo popular.

Decía antes que la Esteban no tiene un pelo de tonta, y lo mantengo. Puede que no sea un exponente cultural pero es lista, sagaz y despierta ha demostrado con creces ser una superviviente nata, ha sobrevivido incluso al hecho mismo que la subió al candelabro: ser la madre de la hija de Jesulín, haciendo de él una bandera que agita y ondea donde y cuándo le viene en gana o le resulta rentable.

La Esteban es portavoz de sí misma y, desde ese candelabro-chollo donde todos la hemos colocado, comunica personalmente, sin intermediarios ni fríos escritos, en forma de mitín y previo pago, en entrevistas generalmente lacrimógenas que despiertan la solidaridad y el aplauso efusivo del pueblo llano, de ese que también come pollo, cada nuevo cambio que se produce, no sólo en su vida, sino también en la de aquéllos que rozan su existencia o la han rozado en algún momento de sus 36 años.

Puede que sea una friki, puede que ni siquiera lo que ha ganado y gana en ese mundo de cotilleo de porteras le haya servido para invertir en valores rentables y seguros como la salud (¿alguien se cree que lo de la nariz es de la diabetes?) o la cultura (¿por qué sigue dándole patadas al diccionario?) pero nadie puede negar que esta chica ha sabido sacar rentabilidad económica a su relación con Jesulín de Ubrique. En teoría, defiende a su hija, esa por la que "maaaata", muchas madres morirían por sus hijos, pero ella "maaaata".

En estos tiempos de crisis en los que, después de dejarse los codos estudiando, muchos universitarios ven como después de terminar su carrera pasan a engrosar las listas del paro, el caso del personaje Belén Esteban es toda una paradoja viviente. Va a tener razón Góngora cuando escribía:

Ándeme yo caliente
y ríase la gente.
Traten otros del gobierno
del mundo y sus monarquías,
mientras gobiernan mis días
mantequillas y pan tierno;
y las mañanas de invierno
naranjada y aguardiente,
y ríase la gente.

19 comentarios:

Angel dijo...

Tienes mucha razón en todo. Pero estoy seguro que esta señora es un alma herida, que sufre y que debe versar muchas lágrimas en su casa. Estamos cosntruyendo personajes, que nada tienen que ver con la vida real. Historias contruidas con morbo para saciar los vacios interiores de tantas personas, para no pensar en los problemas serios de nuestras vidas. Llega el punto en que estos títeres humanos cansan, entonces se les destruye y en más de una ocasión se les mata. ¿Qué recogerá Belén de su siembra?
No quiero pensar cuantos años más podrá aprovechar su inteligencia, ésta no le deja sitio al corazón. Mi deseo es que toda esta exhibicón de personajes acabe pronto y busquemos a otros que den sentido más humano a todos nosotros

Pilole dijo...

A mi lo que me produce todo éste circo, es pena...ella porque le ha venido muy bien y rentabiliza a la niña como quiere y el programa al que acude tarde tras tarde, porque se rien de ella lo que quieren y más y como un tonta, se cree que es un personaje importante; imagino que el padre de la criatura debe estar hasta los memoles de tanta "Putá milanera" como dice una amiga mia; yo a éste circo no me sumo. Un beso

Antonio Javier Fuentes Soria dijo...

Pues yo no puedo con ella. Pienso que cada uno es como es y se expresa tal y como puede, pero no entiendo la apología de la incultura que practica esta señora, y menos aún a quienes le aplauden por ello. Tonta no es, desde luego, soportable, en mi opinión, tampoco.

MUY SEÑORES MÍOS dijo...

Siento discrepar contigo en este asunto, Rosa, pero tengo la sensación de que a esta chica –seguramente ejemplo de nada o de casi nada, como todos o casi todos, se le está organizando una campaña de descrédito -de acoso y derribo, diría yo- poco loable: ¿por qué, si no, aparece ahora desde todos los frentes?

Tengo la sensación de que es uno de esos casos como ya hemos visto más. Seguramente el más claro fue el de Tamara –no recuerdo el nombre artístico que tiene ahora, ya que se lo hicieron cambiar alguna que otra vez, creo- aquella cantante del “No Cambié” que en un programa líder de audiencia, como era Crónicas Marcianas”, auparon al estrellato, para luego dejarla caer de golpe y desde las alturas. Eso es lo que me parece más criticable, que aúpen a las alturas a determinados personajillos, con más o menos valores, para luego, los que a veces presumen de tener mucha dignidad, los dejen caer desde lo alto. No sé qué será de esa chica, Tamara, pero con toda seguridad estará pasándose unos momentos nada deseables a nadie.

Me parece también muy criticables programas, al servicio de determinadas opciones políticas, en los que se hace uso de esos personajillos prefabricados, para, entre col y col, meternos la lechuga de el apoyo de sus jefes: léase programas como La Noria, en los que se atrae al público menos exigente, con la telebasuta, para, a continuación debatir en una mesa, supuestamente equilibrada políticamente, los temas de actualidad, con una tendencia claramente marcada; pues aunque la mesa la organizan con una mitad de gentes de una tendencia y la otra de la otra, el presentador y la copresentadora tienen su inclinación personal... y se les nota.

Bueno, pues un besazo, Shikilla.

Pedro dijo...

Ella dirá que ¡mientras le paguen...!
Mientras haya público, las televisiones emitirán carnaza y como dice un dicho ácrata "Cien mil millones de moscas no pueden equivocarse, come....

Shikilla dijo...

Angel, almas heridas hay a montones, pero algunos lo rentabilizan mejor que otros. Las penas con pan son menos, se dirán, ya ves qué alta filosofía, pero qué práctica también.

Desde luego que hay muchos vacíos interiores, desde luego que estos personajes cubren un cupo y luego se dejan de lado como muñecos rotos. Si quieres que te conteste a tu pregunta, lo más probable es que lo que recoja la Esteban de su siembra sea tan sólo dinero, ya ves qué pobre cosecha.

Saludos

Shikilla dijo...

Pilole, es que en el fondo, después de la náusea, lo que suele producir es pena.

Un beso

Shikilla dijo...

Antonio Javier, creo que aunque sea una avispada que aprovecha el tirón para sacar tajada, como digo en la entrada, no ha sabido usar ese tirón para invertir en su propia cultura, y como también digo en la entrada, sigue dando patadas al diccionario siendo un ejemplo constante de lo que no hay que hacer.

Saludos

Shikilla dijo...

Juan, no creas que discrepamos tanto. Creo que se desprende de mi texto que los culpables de que esté ahí, quienes la han aupado, somos o son los mismos que la dejarán caer de golpe, como le digo a Angel, más arriba, y caerá como una muñeca rota.

La manipulación y tendencia hacia la izquierda de la televisión hoy en día está fuera de toda duda. Precisamente la Noria es una máquina de echar flores al Gobierno, a veces, toma la palabra algún invitado que no es partidario del mismo y ya se encargan de acallarle a base de ladridos y rebuznos los del otro lado.

Un beso

Shikilla dijo...

Pues eso, Pedro, ya digo yo que esta chica será lo que quiera pero ha sacado tajada, aunque solamente sea económica. La pregunta es: ¿vale la pena?.

Un abrazo

Anónimo dijo...

Certero.

Shikilla dijo...

Parco.

MUY SEÑORES MÍOS dijo...

Bueno, identificar a esos con la izquierda, por mucho que ellos vayan con la etiqueta... es como hacerlo con el inefable ZP... ni izquierda ni derecha: su sacrosanta persona.

Besos.

Zinquirilla dijo...

Uhmm, un post sobre ella? ya estropea la tele como para que tenga un hueco en la blogosfera.

Creo que hablar sobre ella es alimentar la excesiva importancia que se le da.

Shiki, es mi opinión sobre esa tiparraca, el que se postee no me refiero a ti como bloguera.

¡Saludos!

J. F. Sebastian dijo...

En este país existe un interés desmesurado, casi mórbido, por las vidas privadas ajenas sean o no de famosos.

Siempre me he preguntado qué haría toda esta gente si tuviera que buscarse las habichuelas en otros lugares.

Dicho esto, y sin ánimo de convertirme en abogado defensor de nadie si nos damos cuenta están generando puestos de trabajo, ayudando a más de uno y a pagar su hipoteca y para colmo el de aquel que les llama 'la alta suciedad'. Y yo me pregunto: ¿Tú que vives de ellos qué eres?

Bienvenida otra vez.

Shikilla dijo...

Zinquirilla, es lo que hay, está en todos lados, como digo en la entrada, bastante irónica, por cierto, esta mujer es un lince y, además una mina, preocupante sin duda, que alguien gane dinero con el espectáculo que da, pero repito: es lo que hay.

Ignorarlo no evita que suceda.

Shikilla dijo...

J.F. yo podría responder a esa pregunta que haces, si tuvieran que buscarse las habichuelas en otro lado, probablemente habría como siempre dos tipos de personas: las supervivientes, y las que se quedarían en el paro.

Saludos y gracias :)

Zinquirilla dijo...

Esa respuesta me parecería más suya que tuya, ¿porque exista debemos aguantarnos o tolerar tal fenómeno? No hay nada mejor que la ignorancia quizás es inevitable que le den un asiento en la tele pero pienso que no merece la pena hablar de esa persona. Con no oírla o leer sobre ella, no agrandamos la bola suculenta de millones que se lleva.

Blogger dijo...

By going to RentalCars you can get the best car rental from over 49,000 locations across the world.