domingo, 3 de enero de 2010

FELIZ AÑO NUEVO


Queridos amigos:
Ha comenzado un nuevo año, un interrogante abierto desde el uno de enero que se cerrará en el momento que preparamos la uvas para recibir a su sucesor, el 31 de diciembre. Entro en el 2010 con el sonido de la última campanada resonando en mis oídos, el sabor de las uvas en la boca y el calor de los besos y abrazos de la familia y amigos, con los que compartí la Nochevieja, envolviéndome en un dulce y tranquilizador rumor de olas de cariño, soy afortunada, pienso, me quieren y quiero. Hubo lágrimas rodando por la mejilla, emoción contenida recordando a quienes no están, por distintos motivos, (siempre hay alguien que no está y desearíamos que estuviera).

Reparto buenos deseos para todos y atravieso el umbral del año nuevo pertrechada también de buenos, buenísimos propósitos que espero, como siempre, cumplir; que lo haga o no es harina de otro costal.

Me pregunto por qué hay esa inclinación general a prometernos a nosotros mismos, y lo que es peor, prometer a los demás (padres, hijos, parejas, etc..) la realización de hazañas, a veces heroicas, tan solo por el hecho de que comienza un nuevo año. Dejar de fumar, adelgazar, aprender inglés de una puñetera vez o mantener la costumbre diaria de hacer deporte, son tan sólo un ejemplo de esos buenos propósitos en los que queremos embarcarnos, creo que se debe a que el cava y los caldos generosos de la cena de Nochevieja, nos infunden un valor y arrojo virtual que ni por asomo tenemos y de lo cual nos damos cuenta cuando en marzo o abril somos conscientes de que nunca seremos capaces de cumplir todo aquello que prometimos en la noche del 31 de diciembre, y nos daríamos con un canto en los dientes si, al menos, salimos a andar los días impares una hora (siempre que no llueva o no haga excesivo calor, ni excesivo frio…).

De todos modos, es una costumbre tan extendida, un error tan común a todos, que siempre somos indulgentes con los propósitos ajenos incumplidos y, por supuesto, con los nuestros. Algunos de nuestros buenos propósitos son viejos conocidos, han atravesado con nosotros el umbral de los años tantas veces, que forman parte de nuestra personalidad, sí, yo no sería la misma sin algunos de ellos, aunque reconozco que he cumplido algunos como dejar de fumar (síiiiiiiiii, bien por miiiiiiiii por enésima vez), de lo cual me alegro, ya que ahora se va a poner difícil para los que aún se apegan al cigarrillo, si una cosa tiene de buena este Gobierno, y ¡mira que son pocas! Es ese afán exterminador para con los fumadores (¡¡vosotros podéis dejarlo, yo pude!!).

Mirad, amigos, lo mejor de los años nuevos es que seguimos vivos, seguimos estando aquí, con o sin buenos propósitos. Vivimos, y la vida es una mezcla tan singular de tantas y tantas cosas que merece la pena vivirla, apoyarla siempre y luchar porque otros la vivan.

Os deseo a todos un feliz año nuevo.

11 comentarios:

Európides dijo...

Feliz Año Nuevo Shikilla!

Tienes razón en todo lo que dices de los buenos propósitos cada vez que comienza un año. Y es que siempre nos dejamos asignaturas pendientes que queremos una y otra vez aprobar, consiguiéndolo unas veces y otras no.

Son algunos de los alicientes que añadimos a nuestras vidas que a modo de retos tratamos de superar continuamente y que siempre están ahí en nuestros pensamientos.

En fin, bueno es intentar superar esas, para nosotros carencias, que a través de la autocrítica personal nos sirven de estímulo para afrontar el nuevo año.

Un abrazo!

FOTELIAS dijo...

Querida Shikilla.
Feliz año 2010 y a luchar por las injusticias y por el derecho a VIVIR de todos.
Que Dios te bendigaa ti y a todos los tuyos.
FOTELIAS

Angelo dijo...

Este es el primer año que me he hecho un propósito sin tener en cuenta al mismo. Antes de acabar 2009, recibí una lección de amor.Fue tan grande y profunda que tomé esa determinación. Desde hoy voy a intentar amar mejor. La rutina diaria, te lo va recordando y creo no caerá en abandono. Has hecho un expléndido post. Me alegro de tu optimismo. Un beso

Anuskirrum dijo...

Shikilla, me alegro de que en tu entrada de año nuevo hayas tenido a tu alrededor gente querida y que te quiere. Tenemos esa costumbre de ofrecer al viento nuestras promesas, en este momento final del año, sin darnos cuenta que para las "hazañas" como dices, no hay espacio ni tiempo establecido, sino más bien un conjunto de intenciones que deben confluir con el compromiso y las ganas suficientes, tanto un 7 de agosto como un 2 de marzo.
Lo que está claro es que todos pretendemos mejorar al comienzo de cualquier etapa, y si a alguien le hace falta ese impulso socialmente "marcado", será bueno si ha servido como excusa de algo positivo.

Me alegro de leerte Shikilla, un abrazo fuerte.

Jesús Arroyo dijo...

Hoooooooooola!!
Yo sólo te deseo un 2010 cargado de poesía. ¿He dicho sólo?
Besazos enormes, guapa.

Terly dijo...

Querida Shikilla:
Ya estamos en 2010. Felicidades a ti y a mi por haber llegado.
Me alegra que el transito de un año a otros lo hayas pasado en familia, por la familia y con la familia porque es la mejor manera de pasarlo. Claro está, si algún buen amigo se apunta también es agradable.
Mi deseo es que continúe durante este año nuestra buena amistad, al menos como lo fue en el pasado, que nos mantenga saludables y a ser posible que se vea realizado ese deseo de la cervecita en el Náutico de Badajoz.
Un beso.

MUY SEÑORES MÍOS dijo...

Mira Shikilla, a ti te felicito, además de por todo y más en este año, por haberte dejado de fumar, pero que veas en eso algún mérito de este Gobierno de los Hermanos Marx... me repaltearé tu amistas, que tanto valoro... o valoraba.

Besos.

Terly dijo...

Querida Sikilla:
Vengo a desearte una feliz noche de Reyes y que nunca dejes de soñar...

LOS REYES MAGOS

¿Quién dice que no existimos?
¿Quién dice que es falso todo?
Somos más que Reyes Godos,
somos los Reyes del mimo.

A los sueños nos unimos
en este bello periodo,
luchando codo con codo
con Santa Claus que es un timo.

Quien en nosotros no crea
no sabe que el sueño existe
y esto es algo más que triste.

Quien piense que Dulcinea
no existió para el Quijote,
no es un listo, es un zote.

Melchor, Gaspar y Baltasar
Terly
.
Un beso.

Pedro dijo...

¡Vaaaaale! no pienso prometer nada que no estoy seguro de cumplir. pero sí te voy a desear un
¡FELIZ 2010!
¡MUAAAAC!

ARCENDO dijo...

Mis oraciones y mis mejores deseos para este buen blog, Feliz año para ti y todos los tuyos. Saludos.

El Filóloco dijo...

Tú también te mereces este premio, amiga :-)

http://elfiloloco.blogspot.com/2010/01/i-edicion-de-premios-al-blog.html