jueves, 10 de marzo de 2011

CON EL CORAZÓN A CUESTAS



REGALO DE CUMPLEAÑOS:
Esta es una entrada que publiqué en Octubre del año 2009, pero hoy la vuelvo a publicar como regalo de cumpleaños para alguien querido.



Algunos días tengo la sensación de ir caminando con el corazón a cuestas. Cansado de bombear afectos, pasiones y cariños; de recoger indiferencias y dar las gracias, de amontonar egoísmos ajenos en las aurículas, abiertas al público las 24 horas.

A veces, se asfixia dentro, revuelo de sentimientos encontrados, ventrículos superpoblados de huéspedes hostiles conviviendo con el mejor de los recuerdos, el más tierno de los besos, la mirada más profunda y el primer “te quiero” tatuado en sus paredes.

A veces, tengo que sacarlo fuera, de par en par abiertas las puertas de la palabra, la lágrima rodando entre sístole y diástole, lo pongo en mi mano y me convierto en cicerone de mi misma, recorriendo brechas de viejas heridas y aireándolas con el ánimo de que cicatricen. Por un momento, respira el corazón sin ataduras, soltándose el corsé del tiempo y la paciencia. Parando los relojes para escuchar sus latidos.

Pero hoy lo llevo a cuestas porque pesan los fardos de desconfianzas y desilusiones, porque aún sin germinar tengo semillas de sueños no cumplidos que esperan, y en un recóndito rincón del miocardio un nombre y un deseo para siempre.

6 comentarios:

José Luis Valladares Fernández dijo...

Bonita esta entrada donde las haya.
Es un florilegio de delicadeza, de amor, de ternura y, cómo no, de poesía.
Saludos cordiales

Shikilla dijo...

Gracias, José Luis, es una entrada antigua, pero un sentimiento siempre vivo. A veces, uno camina con el corazón a cuestas y hoy es uno de esos días. Saludos, amigo.

Jesús Arroyo dijo...

El corazón a cuestas, con paso y sin peso.
Un besito.

Shikilla dijo...

Jesús, a veces pesa mucho, no el corazón, sino los recuerdos, los sentimientos, etc.. Hoy quisiera el corazón ligero, con alas, para poder levantar el vuelo de nuevo. Cosas mías!!

carlos63 dijo...

Me ha encantado, me has dejado con la boca abierta y el corazón palpitando.

Besos.

Shikilla dijo...

Gracias Carlos.