domingo, 27 de mayo de 2012

A CAL Y CANTO


He decidido cerrar el corazón a cal y canto. Cualquier cartel que los años hayan puesto en él, será quitado o quedará en el olvido. Ni se vende, ni se alquila, ni traspaso, este corazón que siempre estuvo y está, que va conmigo.

Tan sólo será un músculo que late, una fuente de donde mana la vida, pero ya no albergará otra cosa que la sangre que va y viene por mis venas.

Tantas veces le he puesto en peligro y abrí de par en par sus puertas, dejando que se colara la lluvia a veces de promesas, a veces de esperanzas baldías, dejando que el invierno le helara con la nieve del adiós inoportuno.

Tantas veces le hice saltar de gozo y la locura le exprimió con todas sus fuerzas, o le expuse a las miradas de extraños que encontré en mi camino. Tantas veces le doblé para entregarlo como regalo de algún aniversario, que ya no tiene protección ninguna, se le fue la capa de cordura que protegía sus paredes y ahora el engaño, el dolor, el desgaste con el paso de los años, están logrando empañar su antigua belleza y la inocencia va perdiendo su brillo.

A cal y canto, a buen recaudo, ni siquiera una rendija que deje entrar el sol de primavera, o la lluvia en las tormentas de verano, ni la nieve de tristes despedidas, pero tampoco entrará la alegre canción del amor nuevo o el brillo de una ilusión recién llegada. Aquellos sueños que aún están por cumplir o los deseos que albergaba hasta ahora, se quedarán ahí, esperando que algún día caduquen y desaparezcan. Toda moneda tiene una cara y una cruz y hay que elegir cuál nos hace más felices o, al menos, cuál nos hace menos daño.

Cerraré el corazón a cal y canto, y trataré de llevarlo escondido, para que no le rocen las miradas, ni las palabras, ni el aroma de las flores, ni el color del cielo en las puestas de sol. Protegiendo con mis manos y mi cuerpo ese trozo de mí repleto de vivencias, que ahora disfrutará su retiro, una cura de olvido, de silencio, adiós a la odiada lejanía, a la cruel ausencia, a todas las cobardías que arañaron sus paredes. A cal y canto, queda mi corazón a la espera de que llegue la cabeza hasta su altura.

9 comentarios:

Rc Bustamante dijo...

Fenomenal Maria...Me Alegro un Montón...Jajaja Te seguiré Seguro...Muchos Besos y Adelante Tia...Eres Fantástica.

Rc Bustamante dijo...

Fenomenal Maria...Me Alegro un Montón...Jajaja Te seguiré Seguro...Muchos Besos y Adelante Tia...Eres Fantástica.

Shikilla dijo...

Gracias Rc :) Tú si que eres fantástico. Me alegras los días con tus hashtag

MUY SEÑORES MÍOS dijo...

No creo que un corazón, hermoso como el tuyo, tenga puertas. No me lo creo.

Un beso, que espero sirva de llave para esa falsa puerta.

Shikilla dijo...

Si tiene, Juan, si tiene, y lo peor es que ahora están cerradas para lo bueno y para lo malo. Menos mal que, conociéndome, solamente será por una temporadita...creo!

A los amigos como tú, no obstante, siempre les reconoce y saluda. Besos.

Marcelo dijo...

El corazón tiene razones que la escritora no conoce!

José Antonio del Pozo dijo...

pues el a cal y canto de ese corazón emocionado se vuelve emocionante, de lo bien escrito que está. Enhorabuena a ese corazón partío... y a recaudo ya.
saludos blogueros

José Antonio del Pozo dijo...

gracias,Shiki, también sigo yo ya también tu blog tan interesante

Ariadna dijo...

hola, soy webmaster de algunos blogs, Me gustaría enlazar el tuyo en mis blogs y por mi parte te pediría un enlace hacia el mío tambien y de esta forma ambos nos ayudamos a difundir nuestras páginas.

Si estás interesado, escríbeme a ariadna143@gmail.com

saludos