miércoles, 23 de mayo de 2012

QUESO PARA TODOS



Me pregunto por qué los sindicatos se movilizan justamente ahora que vamos de culo y cuesta arriba, como suele decirse. Pasean banderines, camisetas de colores, pancartas, etc..todo lo cual,  por lo visto,  quieren amortizar sacando a la calle día sí, día también.

Todo eso es muy respetable, no digo yo lo contrario, pero a mí estas salidas y reivindicaciones,  no pueden dejar de parecerme ahora fuera de lugar.

Es como si, cuando un barco se estuviera hundiendo y,  todos los pasajeros estuviéramos con el agua al cuello, las ratas se amotinaran masivamente pidiendo queso de bola porque el de Gruyére tiene demasiados agujeros. Pido que, por favor,  este ejemplo se lo tomen como lo que es, solamente un ejemplo, no es mi intención llamar ratas a los que asisten a las manifestaciones, pero sí, desde luego, a los Sindicatos.

Hemos estado creyendo durante años que la bodega del barco estaba llena de queso, que podíamos derrochar no solamente ese queso, sino el que ni siquiera teníamos, incluso gastamos de manera absurda e inconsecuente en frivolidades y delicatessen sólo al alcance de los barcos más lujosos, nos sentíamos los reyes del Mambo.

A  toda esa locura colectiva, contribuyó, sin duda,  la palabra de ánimo,  optimista, confiada y exultante de triunfalismo de la antigua tripulación del barco, encabezada por su capitán que, emulando al flautista de Hamelin, hipnotizaba a todos con la flauta de sus palabras,  enarbolando con alegría la bandera de la modernidad y el progreso ( iniciales ZP rampantes sobre fondo rojo),  exhibiendo fotografías de los quesos más hermosos, hologramas apetecibles que bautizaba con nombres rimbombantes, como la denominación de origen “Alianza de las Civilizaciones”;  haciendo márketing eficaz y continuo de la Igualdad, rayando en lo cómico su obstinación en este apartado (o apartada),  y otras,  que no voy a enumerar y que luego,  tristemente, hemos podido comprobar que sólo existían en su imaginación o que únicamente han contribuido a abrir viejas heridas o confundir al personal con promesas incumplidas.

Hemos creído que todo ese queso ¡que  no veíamos!, era además,  lo mejor de lo mejor, hasta que ya, imposible de ocultar la realidad  con esperanzas vanas y, aún peor, falsas,  la embestida feroz del gran tsunami de la crisis,  nos ha hecho abrir los ojos de repente, despertar de ese sueño inducido en el que estábamos,  y nos hemos dado de bruces con la realidad, y ésta consiste en que todo lo que tenemos son unos quesitos en porciones que  ni son las maravillas que siempre nos dijeron que teníamos, ni son de  El Caserío (ojalá).

Hay mucho que cambiar en este país para que las cosas nos vayan medianamente bien, tanto en Educación, pilar fundamental y que debería ser el caballo de batalla de esta sociedad, como en Sanidad, en Comunicaciones, etc...mucho por hacer, ¿quién lo duda?.

Pero, amigos, cuando el barco se hunde y es vital que nos mantengamos a flote, no podemos ser tan mezquinos de aprovechar la coyuntura para reivindicar, como decía al principio, unos derechos,  privilegios, mejoras etc.. que hemos dejado dormir, relegadas, mientras comíamos todos del queso, y soñábamos con lo que aún teníamos en la bodega.

Ahora no es el momento, ahora lo que hace falta es que todos, y cuando digo todos, quiero decir desde el primero hasta el último, desde el político hasta el empleado, desde el autónomo hasta el funcionario, desde el más joven hasta el más viejo, todos, en la medida de las posibilidades de cada uno,  unamos nuestro esfuerzo y podamos achicar el agua que anega este barco.  Ahora la tripulación es otra, tenemos otro capitán, aún no sabemos si ellos nos sacarán a flote o terminarán por hundirnos del todo, pero lo que sí sabemos es que hay que ponerse manos a la obra urgentemente en lo que ya he dicho, achicar el agua, unir fuerzas. Tengo fe en que algún día, hasta las ratas tendrán su queso de bola, pero lo más importante es sobrevivir y que haya queso para todos.

5 comentarios:

sonsoles dijo...

en contra de mi opinión que tu también conoces. Hoy me gustado mucho tanto el continente como el contenido. besos

sonsoles dijo...

en contra de mi opinión que tu también conoces. Hoy me gustado mucho tanto el continente como el contenido. besos

MUY SEÑORES MÍOS dijo...

No seré yo quien justifique el huracán gótico leonés -sobre fondo rojo-, que no me parece que tenga justificación desde la izquierda, ni desde el norte, ni desde el este, ni desde lugar alguno que no sea la estulticia o el interés propio y egoísta. Así que a cada cual lo suyo y a éste algo más; ya lo verás (que me gusta a mí esto de los pareados ramplones, ea).

Besos.

Shikilla dijo...

Sonsoles, doblemente gracias por tu comentario. Me alegro que te guste, lo importante es que estamos en el mismo barco y que es un placer navegar juntas :)

Shikilla dijo...

Juan, cuánto bueno por aquí, tengo pendiente una vista desde el puente para charlar contigo. A ver si retomo, que ya va siendo hora. Besos.