viernes, 13 de julio de 2012

¡AY, ESTE CORAZÓN FUNCIONARIO!




Hoy tengo el corazón...¡no!, no lo tengo en carne viva, lo tengo a 0 grados, pero los 0 grados que son ni frío ni calor, ni chicha ni limoná, ni triste ni alegre, ni fu ni fa. Bombea lentamente, para no gastar energía, creo que está empezando a ahorrar sangre para cuando vengan las estrecheces del invierno.

Los recortes le han hecho indolente, ni siente ni padece, ni se conmueve, ni aflige. Insensible al frío y al calor, se ha quedado como quien oye llover, al margen de todas las cosas. Yo creo que todo eso lo hace para ahorrar sangre, ya sabéis, esa sangre que corre por las venas llevando la pasión y los sentimientos a cada célula de nuestro cuerpo. Quiere dejarme en un limbo cómodo de venda en los ojos y oídos tapados. Me recuerda a mi hijo cuando se coloca los cascos en los oídos con la música a tope, para no escuchar lo que no quiere, para aislarse de las órdenes y recados que yo le mando a gritos y ¡no hay manera de que oiga!

Este corazón mío de hoy, es un corazón avestruz, hundiendo la cabeza en un agujero, bajo la tierra, para no mirar cara a cara lo que se nos viene encima, o lo que ya tenemos, que no es poco.

Pero ¡ojo! Que no es un corazón cobarde, no confundir las cosas, por favor. Este corazón que ha vivido muchas cosas, buenas y regulares, este corazón mío que ha vivido despedidas hirientes, bienvenidas maravillosas, idas y vueltas, besos, lágrimas, deseos, amor y desamor, y tantas y tantas cosas, no puede ser cobarde ahora, porque no se lo puede permitir.

Este corazón está por un tiempo fuera del espectáculo, instalado en el ambigú cómodamente, esperando que termine el intermedio que se ha dado, ¡¡tan sólo un fin de semana!!, para ahogar los gritos, malas caras, insultos, palabrotas, juramentos y todo ese tipo de cosas que malgastan la sangre, las energías, las fuerzas y nos dejan hechos unos zorros, aunque liberen esa adrenalina acumulada que deseamos liberar de vez en cuando.

El lunes, este corazón, de nuevo, recobrará el palpitar diario, y subirán sus grados, poco a poco....recuperará la pasión, los sentimientos, y se convertirá en ese músculo activo que yo espero sea por muchos años el que me mantiene viva. Porque, vivir, mejor o peor, con mayor o menor estrechez, ya seas funcionario o no, vivir, es la prioridad en mis planes a corto, medio y largo plazo.  



4 comentarios:

Trecce dijo...

Yo también me niego a dejar de vivir.
Si lo que pretenden es amargarme, ¡que se jodan! (parafraseando a la señorita Fabra), no lo van a conseguir.

Shikilla dijo...

Me alegro, Trecce, vivir es nuestra prioridad, y amar esa vida y disfrutarla como mejor podamos. La imaginación es grande, más grande que la crisis.

Saludos y gracias por tu aportacion.

MUY SEÑORES MÍOS dijo...

Qué suerte tienes, Shikilla, que poco te duran las cosas que se adivinan eternas o con vocación de eternas.

Besos eternos.

Shikilla dijo...

Gracias Juan por tus eternos besos, mi amistad también es eterna...como espero no sea esta crisis.