miércoles, 10 de julio de 2013

AMOR SECRETO


Ese amor callado y secreto que guardamos dentro del corazón, ese amor que nadie sabe, que cubrimos de silencio contra el frío, que exponemos solamente a las estrellas. Ese amor que la luna conoce y esconde también entre sus brazos, lo acuna, lo duerme, lo besa, el que brilla con rocío hecho de lágrimas.

Ese amor que es rosa y espina, agua fría y fuego, ese amor sencillo, que nace de tan dentro, que duele, que apacigua, que calma, que enloquece, que se pierde entre los sueños.

Ese amor, que sin ser nuestro, es la más valiosa posesión, el más íntimo tesoro, la propiedad más querida, la nostalgia de un recuerdo inexistente, el infinito beso, el prolongado abrazo, la única razón de los suspiros.

Porque amar y que los ojos nos delaten, que se nos seque la boca al pronunciar su nombre y el corazón se escape del pecho al sentir su presencia... es algo fácil, sin mérito alguno, que cualquiera puede hacer sin apenas darse cuenta.

Pero amar y tener de amor llena el alma y que no se note, mirar sintiendo que entra la vida por los ojos a raudales sólo con ver sus ojos y parecer indiferente, pronunciar su nombre sin que tiemble la voz sabiendo que el eco de cada sílaba es un repicar de campanas en el pecho, respirar el mismo aire sintiendo que en cada bocanada está su aliento, el mismo aire que él respira, y hacer como si nada., es muy difícil, casi imposible, es más, creo que poca gente puede tener un amor secreto y aguantar mucho tiempo sin que nada lo delate.

Por eso, amar en secreto es sólo para aquellas personas que saben el auténtico significado de esa palabra, conocen el origen del verbo, la fuerza y el valor del sacrificio, saben guardar la alegría, el entusiasmo, y aplacar al corazón, saben pintar la mirada para esconder su brillo. Amar en secreto y en silencio es para aquellos que se revisten con la túnica de la rutina y la normalidad, bajo la que esconden la belleza grandiosa y única, el brillo incomparable, la luz mágica y hermosa de ese amor especial... y secreto.

No hay comentarios: