miércoles, 17 de julio de 2013

CONFIANZA



En las relaciones con los demás, desde que nacemos hasta que morimos, si hay algo que nos ayuda a establecerlas, conservarlas y disfrutar de ellas, es esa red hecha de hilos invisibles que nos une a todos y fortalece los lazos creados, esa red se llama CONFIANZA.

La confianza nos hace mirar a nuestros padres como héroes cuando somo niños, a ir con ellos de la mano sin temer a nada, y es la que ayuda también a enamorarnos de la persona elegida y esperar que nunca nos defraudará; la confianza es la que hace que los amigos sean confidentes nuestros y esperemos de ellos que nos escuchen y ayuden, también hace que vayamos a trabajar tranquilos, sabiendo que al final del mes ese trabajo nos lo van a pagar, la confianza es la que nos hace votar a las personas que defienden nuestras ideas y poner en ellas nuestras esperanzas para que ellos les presten su voz y trabajen por conseguirlas.

Una representación gráfica acertada para expresar lo que significa la confianza, sería esa imagen del artista que desde lo alto de un escenario y de espaldas a la gente, se tira sin ver, confiando en que caerá en los brazos de sus fans, que lo recogerán, impidiendo que caiga al suelo. Ayudaría mucho pensar en eso, para saber si tenemos confianza o no en alguien, el hecho de imaginarnos encima de un escenario y tirándonos de espalda al público, siendo en este caso el público esa persona en la que creemos confiar. ¿Estarían sus brazos dispuestos a recogernos, o caeríamos al suelo?

¿Por qué hablo de la confianza? Porque me ha llamado poderosamente la atención que ésta ha sido la clave en acontecimientos recientes, noticias que han saltado a la prensa. Es el denominador común que ha hecho que esas situaciones diametralmente opuestas entre si, sean portadoras de un mismo elemento: La confianza,

Por ejemplo: El caso Bretón, donde la confianza de los pequeños hacia su padre, natural y necesaria para unos hijos, fue utilizada por éste a su favor, aprovechándose de ella para acabar con sus vidas. ¿Qué puede haber más vulnerable que unos niños confiados'? ¿Qué puede haber más repugnante que alguien que usa esta confianza para asesinarlos?

El caso Bárcenas o el detos ERES de Andalucía, propician que la confianza de los votantes se tambalee y se mine profundamente la fe en los que nos representan, aunque no sean todos igual, la confianza ya está herida.

Las infidelidades matrimoniales, la falta de lealtad para con la persona amada, destruye igualmente la confianza de tal modo, que es difícil restablecer luego. Es un ejemplo claro de cómo una relación que se basa en la confianza, se rompe la mayoría de las veces, cuando ésta se ha roto,

Es tal la importancia que tiene en nuestras vidas la confianza, confiar en cada uno de los que forman parte de ellas, que si falla o se hunde del todo, o no la hay, simplemente, todo se vendría abajo, adoptaríamos una postura de suspicacia constante que nos impediría relajarnos, respirar tranquilos, y la convivencia sería una continua acumulación de malas energías de unos contra otros.

Exigimos que también confíen en nosotros, del mismo modo que confiamos en los demás, poco a poco nos vamos ganando la confianza de unos y de otros, porque ésta no es fácil de obtener, ni tampoco de dar. Pero siempre hay quien rompe ese lazo o se apoya en él para defraudarnos.

La confianza es como una vasija de barro; si se rompe, aunque luego se peguen los pedazos, no será igual, se crean grietas, por las que probablemente se estén escapando todas las expectativas puestas en el “objeto” roto.

2 comentarios:

MUY SEÑORES MÍOS dijo...

En confianza: la confianza da asco (pensamiento original, donde los haya).

Lucía Vargas dijo...

Que forma más preciosa en la que escribes Mª Rosa; he dado con tu blog por casualidad y he estado viendo alguno de tus artículos.

Enhorabuena por el blog y nunca lo abandones.

Un saludo :)!!