sábado, 16 de noviembre de 2013

NOCHE DERRAMADA



Hay noches, como ésta, que se cuelan por mi ventana, y me dejan la casa llena de estrellas. Se derraman en mi pequeño universo y alfombran de nubes blandas mis pasos por los recuerdos. Entran sin pudor en mis sueños y se dejan encendida, fuera, la luna, (imagino que será para no perderse y que al llegar el día, no las encuentre fuera de su sitio).

Suelen ser esas noches en las que tú vienes y me tomas de la mano para pasear por los viejos caminos conocidos, los que llevan a ninguna parte y nacen y mueren en tu nombre y en el mío. Esas noches en las que no te tengo y, sin embargo, te siento, como siento las estrellas y la noche derramada y hasta la luna, conmigo.
 
Hay noches, como ésta, que se cuelan por mi ventana y, al irse, me dejan en las mejillas, pequeñas, diminutas, gotitas de rocío.


No hay comentarios: