miércoles, 12 de marzo de 2014

PARA ROMPER EL CORAZÓN




Para romper el corazón basta una palabra, el borde afilado de una carta, el sonido de un teléfono al colgar o el eco de un adiós en la garganta. Se rompe el corazón con la mentira, con la ausencia, con la lejanía...

¡Qué frágil es aquél que tanto guarda! ¡Qué fina la piel que lo sustenta!.. Una mirada de rencor lo rompe, y las uñas de los celos que se clavan en el alma. Se quiebra con el ruido del insulto, y también con el silencio que condena. Se rompe con la traición y con el grito, y con el golpe seco de la espada.

Para romper el corazón, basta tan poco, que casi es un milagro que sobreviva entero.

No hay comentarios: