martes, 17 de junio de 2014

LLUVIA DE PÉTALOS




Te esperé, sentada en el viejo puente que tantas veces nos vio pasar, y tantas sintió en sus maderas nuestros pasos ligeros, oyendo nuestras conversaciones, las risas y luego los silencios que pesaban como losas...te esperé, como quien espera que llegue el día, cuando la noche es demasiado oscura. Pero no viniste.

Las nubes cambiaron su color gris plomizo, vistiéndose de colores, yo tenía abierto mi paraguas. Era como si mil arco iris se cruzaran en el cielo. Cuando esperaba el agua, llegó una lluvia de pétalos de flores. Cayeron del cielo con la suavidad con que cae la pluma que se escapa de algún pájaro viajero. Se deshizo el cielo en primaveras diminutas, cayendo sobre la tierra. Cubrieron el suelo y caían rozando mi cara, quedándose prendidos en mi vestido.

De pronto nació una sonrisa en mis labios y mis ojos lo celebraron admirando la belleza del regalo que me hacía la Naturaleza, rosas, lirios, margaritas....vinieron a alfombrar el día y desapareció la frustración de tu ausencia.

No siempre llega lo que esperamos, pero, a veces, llegan cosas inesperadas, que alegran tu vida y la pintan de colores.

No hay comentarios: