sábado, 2 de agosto de 2014

SU ABRAZO




Era su abrazo la isla donde sembrar el futuro.
En él vivía la esperanza de una vida compartida
sin miedo al naufragio ni a la soledad,
sin miedo a las tormentas que arreciaran
ni a la calma que invitaba a las viejas rutinas.
Era su abrazo la apuesta por los sueños arraigados,
en un palmo de universo del que eran propietarios.




No hay comentarios: