martes, 28 de octubre de 2014

NIDO VACÍO



Hoy, que la vida le atrae hacia sus brazos con su canto de sirenas, convertida en amante que anhela sus besos, su atención, su entrega, la misma vida que desborda su juventud insultante, vuela como flecha viva que lanzamos, siendo el arco que Gibran preconizaba.


Hoy, que deja el nido y despliega sus alas, allí donde no alcanza mi vista, ni mis palabras le alcanzan, ni los besos con que cubría su cara, es cuando me doy cuenta de lo grande que es la casa sin su risa, ni su música a tope, ni su voz llamándome a gritos, o el silencio del estudio obligado para todos....ni el jaleo que formaban sus amigos.


Hoy, que emprende el camino de su futuro, jugándose a su elección las horas venideras de sacrificio y trabajo, viene a mi mente aquel niño que quiso ser futbolista y ponía todo su empeño en ello, que cada día que venía con su mochila a cuestas, con sus sueños, y contando el gol maravilloso que había metido de tacón... cada día que me mostraba su sonrisa, tiznada de sudor y polvo del balón, ­fruto de limpiarse una y otra vez con las manos sucias, esa sonrisa me parecía nueva, estrenada, deslumbrante, milagrosa..... porque recuerdo cuando nació y era tan sólo un ovillo envuelto en faldones blancos, y sus manitas agarraban mi dedo aferrándose a la vida y respondiendo con sólo ese gesto a todas mis oraciones rogando a Dios que naciera sano, fuerte, el día que supe que estaba esperandounhijo

El nido está vacío, pero mi corazón, el corazón de una madre, siempre estará lleno con la sonrisa de cada uno de sus hijos.



No hay comentarios: