jueves, 7 de febrero de 2008

CONSEJOS DE MADRE


Cuando escribí este poema, hace muchos años, creía en la última parte del mismo, ahora me parece que el principio es mucho más realista. Aún así, creo y siempre creeré en el amor, vestido o no de blanco.












CONSEJOS DE MADRE

La víspera de su boda,
una mocita escuchaba
los consejos que su madre
con experiencia le daba:

Es mi deber avisarte
porque no estés engañada
con lo que vas a encontrarte
cuando estés por fin casada.

Hija de mi corazón,
con esto que yo te diga
que no se vaya tu amor
por el hombre que suspiras.

Cambian mucho los maridos
desde el día en que se casan
y regalan tus oídos
con tantas dulces palabras,

palabras que con los años
se hacen cada vez más sosas
y por mucho que las sales
no suenan tan cariñosas.

Las mismas cosas que ahora
os parecen divertidas
con tantas repeticiones
se volverán aburridas;

Con el tiempo, tus caprichos
los convierten en manías,
y ya no los alimentan
y además los recriminan,

los paseos bajo la lluvia,
las noches claras de luna,
luego tan sólo sugieren
gripes, toses y reuma.

Lo que cambian los maridos
no admite ninguna duda
que hasta el lunar preferido
lo convierten en verruga.

De novios, siempre galantes,
te suelen ceder el paso,
y con ademán elegante,
te ofrecen su fuerte brazo,

pero de casados, hija,
si es aún de los que salen,
¡con qué prontitud se olvidan
de aquellos dulces detalles!.

Mas no quisiera, hija mía,
parecerte pesimista,
vivirás mañana el día
más hermoso de tu vida,

porque hay algo que no cambia,
y sobrevive en el tiempo:
esa ilusión que mañana
tú sentirás en el templo.

Habrá tantas cosas buenas
que arreglen las averías
que si mil veces nacieras
mil veces te casarías.

Shikilla © copyright

8 comentarios:

Ladrón_De_Versos dijo...

Eres una mujer muy bella y ese escote muestra tus mejores gracias. ¡Menudos ojazos oceánicos en los que perderse! un besazo linda, me encanto lo que escribí en tu blog. Yo también escribo poesía... si quieres pasarte, serás bienvenida. Cuidate muchos, buenas noches y lindos sueños.

La Dulce Luna dijo...

Dulce Shiki, la hermosa virtud de la esperanza puede también ser, paradójicamente, la madre de la más punzante pesadumbre, cuando esa esperanza te llena la cbeza de ilusión que luego, al incumplirse, se transmutan en hiel y sufrimiento.
Un beso muy grande para ti

Chechu Arroyo dijo...

Hola:
Blanco o no blanco...
¡qué mas da! si lo importante
es el verde de la esperanza
y el rojo de la realidad.
Un beso Shiki.

Trini dijo...

Real como el matrimonio mismo:):)

Besos

http://poemasdeshanna.blogia.com

Shikilla dijo...

Vaya, ladrón de versos, te agradezco tus piropos, pero mis gracias mejores no son las que se muestran en la foto si no apañada estaría! jajaja

Dulce luna, creo que cuando uno toma la decisión de casarse lo hace lleno de esperanza, de ilusión, luego la vida toma otros caminos y ¡qué le vamos a hacer!, lo importante siempre es levantarse después de una caída y volver a recuperar la esperanza, ésa nos ayuda siempre a levantarnos.

Chechu, estoy contigo, lo que nos gustaría es que se fundiera la realidad con lo que esperamos, y eso es más difícil.

Trini, sí, lo curioso es que cuando escribí este poema era una chica jovencita que aún no tenía ni siquiera en proyecto el matrimonio, ¡qué cosas!.

La implosion en Venezuela dijo...

Shikilla...esa cancion que acompaño mis ojos en esa poesia han revivido la fibra de mi corazon..fibra que ha tejido innumerables alegrias y como dice la cancion "....viviran en mi". Hay que reinventarsela para poder seguir "como si fuera la ultima vez" te regalo una rosa
Besote y Unaco

Chechu Arroyo dijo...

Shiki:
Pásate por casa ¿vale?

Pedro dijo...

Bonitos versos Shikilla, ¿son así las cosas...? no necesariamente, efectivamente todo cambia con el paso de los años, pero si dos personas son afines, encuentran nuevas metas y el matrimonio se va transformando para convertir a las personas de amantes en amigos (sin tener que dejar de ser amantes), es un amor más sereno y creo que más real.
¡Hala, ya lo he dicho!
Un beso "cazadora".