martes, 20 de octubre de 2009

CONSIDERACIONES ACERCA DE LA REGENERACIÓN POLÍTICA



Una persona no es nadie sin sus ideas y, aún más, sin sus creencias. Aunque todo conforma lo que somos: nuestra opinión, nuestra manera de vivir, la manera de expresar nuestro inconformismo o de trabajar para lograr lo que creemos justo; me atrevo a decir que lo que verdaderamente nos mueve, lo que nos lleva a cohesionar la teoría que tenemos en nuestra cabeza con la práctica aplicada a nuestra vida, son las creencias de cada uno, aquello que Ortega y Gasset en “Ideas y Creencias” definió como “el modo de intervenir algo en nuestra vida sin que lo pensemos”. Aunque pudieran ser creencias de tipo religioso, no tienen por qué serlo, uno puede creer en un determinado conjunto de valores, en verdades científicas, etc... siempre válidos mientras que no lesionen los derechos de los que tenemos al lado, de nuestros prójimos.

A lo largo de nuestra vida y, atendiendo a nuestras ideas, ponemos y quitamos muchos reyes, ídolos de barro que se caen con estruendo, confianzas que acaban perdiéndose, proyectos que nos entusiasman y apoyamos con todo nuestro esfuerzo, que salen adelante o se van a pique, desesperanzas que aparecen a traición o esperanzas que son infatigables y, contra viento y marea, siguen caminando a nuestro lado.

En Política, las ideas cambian, evolucionan, crecen; las ideas no son compartimentos estancos porque rigen comportamientos humanos, mudables a merced de los acontecimientos. Esas ideas y el derecho a expresarlas, son nuestro patrimonio mientras las tengamos y nadie debe arrebatárnoslas.

Comenzaba diciendo que una persona sin ideas ni creencias no es nadie, pero enfatizando aún más, diría que sin poder expresar sus ideas o desarrollar y vivir sus creencias, no es nada. Si, además, a esa persona le pisotean sus derechos, le castran culturalmente obligándole a hablar una determinada lengua, sin darle opción a elegir para sus hijos, para su medio de vida, para su entorno, aquella que desee, y le sancionan si no sigue las normas, por otra parte inconstitucionales; esa persona necesita el apoyo de quienes no toleran ese tipo de atropellos, necesita canalizar esa impotencia que puede experimentar con el hecho de que quienes coarten sus libertades sean precisamente los poderes públicos.

En estos tiempos de crisis, en los que los políticos sufren un continuo desgaste y a los que ya no les vemos como representantes de la voluntad popular mayoritaria, se hace necesaria una regeneración política, nuevas caras, nuevos aires, un abrir de par en par las ventanas y dejar que entren personas con nuevos proyectos y soluciones que seguramente no serán la panacea eterna para nuestros problemas, pero si entusiasman y tienden a mejorar nuestra convivencia, ya habrán ganado muchos tantos a su favor.

También se hace necesaria y de manera urgente la reacción del ciudadano, una revolución cívica que de manera pacífica y constante se traduzca en un cambio de actitudes. La actitud beligerante, sin más, es absurda y únicamente puede traer aparejada la intolerancia con los derechos de los otros, la pérdida de la razón que nos asista y conducirnos a la crispación. Sin embargo, una actitud firme y reivindicativa de nuestros derechos que, además, estén avalados por la Constitución que nos dimos en 1978, pueden ejercer una presión mediática y efectiva que dará y nos dará un definitivo Impulso a los ciudadanos.

Quizás esto suene a ciencia ficción o a una idea del mundo tan “flower power” que despierta dudas razonables sobre su desarrollo, pero creo firmemente en lo que he escrito y creo también que podemos llegar a conseguirlo. ¿Soy demasiado crédula? y vosotros ¿qué creéis?.

10 comentarios:

Alatriste dijo...

Hace tiempo ya que dejé de creer en la política. Gracias, muchacha, por las palabras de aliento que le dedicaste a mi amiga Raquel. Fuiste muy amable. Espero que estés muy bien y me alegro de que visitaras mi desván. Vuelve cuando quieras. Abrazos. Cuídate.

Pedro dijo...

En el año 1975 España comenzó a salir de una larga Dictadura.
Han pasado 34 años. ¿Dónde está mi Libertad ahora...?
Ni la veo ni la siento.

Shikilla dijo...

Pues sí, Alatriste, por esa credibilidad que se ha perdido hemos de regenerar la política y a los políticos, a ver si acaso asi renovamos la confianza.

Lo de tu amiga, espero que en las palabras le llegara el calor que quería poner al escribirlas.

Cuídate tú también, gracias, y claro que volveré, si es que las horas que paso aqui me las quito del sueño, ay! a ver si el día lo hacen con 25 horas o más.

Shikilla dijo...

Pedro, guapetón, tu libertad andeandaráaa, si es que tú como cocinero eres un hacha pero perdiendo cosas también.

Un beso

MUY SEÑORES MÍOS dijo...

Creo que tienes razón. ¿Ves, cuántas veces empezamos una frase con la palabra "creo"? Naturalmente, no somos nada sin ideas; sin ideas como soporte para poder escalar en la lucha por obtener aquello que creemos necesario o bueno para nuestras vidas: son dos motores o dos componentes de un mismo motor: el que nos impulsa a seguir adelante.

Que no nos falten las creencias ni las ideas... que toda la sociedad no puede estar constituida de seres semejantes a esos políticos que sin ideas nos llevan hacia terrenos en los que ni ellos ni nosotros creemos.

Shikilla dijo...

Pues me uno a tu deseo, Juan, que no nos falten ni ideas, ni creencias y algo importante que, tal vez, debería haber incluido en la entrada: imaginación, como la que tú demuestras en tus viñetas.

Un beso

Terly dijo...

Querida amiga:
Ya de vuelta después de unas maravillosas mini-vacaciones y una no menos maravillosa manifestación, aquí estoy para seguir visitando a las amistades.
Aunque con bastante retraso en cuanto a lectura se refiere, intentaré ponerme al día.
Hoy vengo a comunicarte que si te apetece, tienes un premio en mi blog para recoger.
Un fuerte abrazo, amiga y casi paisana.

Angel dijo...

He vuelto. Hoy dia del Rosario bloguero he montado un video donde tu blog está presente. Espero te guste.
SIETE EN FAMILIA

Anuskirrum dijo...

Hola Shikilla, interesante reflexion, llena de energía y atención a la evolución de nuestra sociedad actual.
Te mando un fuerte abrazo, muchas gracias por estar ahí, y gran deseo de volver pronto mi actividad en este mundo de amigos excepcionales.

Un beso

FOTELIAS dijo...

Hola Shikilla.
Me acuerdo de una entrevista que subí en mi sitio realizada al cientifico Doctor Castáñón(que era ateo) que ahora un incansable evangelizador de la VERDAD=CRISTO; decía y dice que lo que le falta al hombre de hoy es volver a encontrarse con su propia "espiritualidad" y trabajar por hacer el bien ante todos.
Por lo tanto, hay que regenerarse desde el corazón para poder cambiar para bien todo lo que nos rodea.
BENDICIONES.