jueves, 6 de marzo de 2014

ZUMBIDOS



Se enreda mi memoria a tu recuerdo, y me ata a su zumbido constante, no hay lugar para huir, ni sonido que apague su voz. No hay sitio en el que no me siga, ni suspiro que me sea ajeno. Sólo queda abandonarme, permitir al pensamiento anidar en la cabeza, aunque traiga tu rostro, tu nombre y el paisaje de los antiguos besos...y tratar de mirar hacia otro sitio.




No hay comentarios: