martes, 29 de diciembre de 2015

CORAZONES CERRADOS





Es inútil intentar entrar en un corazón cerrado. Preso de sus temores, ocupado por amores imposibles o no correspondidos, tal vez doliente de viejas heridas, se esconde tras la dureza de una mirada fría o de la indiferencia insultante hacia quienes intentan abrir el candado de esa cárcel que terminará asfixiándole.
Es inútil intentar entrar en un corazón cerrado...hasta que su dueño no se de cuenta de que es dando cómo se recibe,  es amando como te aman, y es viviendo como no mueres