domingo, 29 de marzo de 2009

TEMPUS FUGIT


Es el bien que más escasea, oro que se hace gotas de ese manantial finito que es la vida, cuanto más podemos pagarlo menos lo tenemos; no se compra, sencillamente porque no está en venta y, sin embargo, lo entregamos con excesiva generosidad a causas imposibles o banales, aunque también, en honor a la verdad, lo empleamos en nobles y encomiables empresas que nos redimen de la pérdida de aquel que voló, sí, porque aún siendo tan valioso, dejamos que se resbale entre los dedos y lo perdemos, demasiadas veces.

Corremos tras él para atraparlo, lo añoramos porque pasó en un suspiro o maldecimos lo lento de sus pasos, todo depende del ritmo que nos marque el corazón o el mundo en el que estemos inmersos. A veces, es ventaja o mérito que presentamos, y otras, un lastre pesado, difícil de llevar, que quisiéramos hacer invisible disimulándolo en falsas apariencias.

El tiempo, desgranado en horas y segundos cada día, se convierte en el trofeo que anhelamos. Conseguir tiempo es una batalla continua para los que ven en las manillas del reloj saetas envenenadas que se nutren de sus vidas. Ganar esa batalla significa defender algo más valioso que cualquier otro tesoro material, con razón dijo Balzac: “El tiempo es el único capital de las personas que no tiene más que su inteligencia por fortuna”.

Hoy, nos han escamoteado una hora de ese tiempo y yo quisiera encontrar la mía porque últimamente no voy sobrada del oro que huye raudo y veloz, que es imposible detener y, aunque lo deseemos en alguna ocasión, tampoco es posible hacerle retroceder.

18 comentarios:

Marcelo dijo...

Estoy seguro que lo recuperas con el tiempo de tus lectores, que te leen con placer, y te lo devuelven.
Un saludo!

Pedro dijo...

¡Bueeeeeno, tóooooma un poco de tiemeeeeepo...!
Sé que me repito como las tostadas de ajo, pero cómo me gusta esta nueva imagen del blog.(¡te has dado cuenta, no he puesto "nuevo look")
¡Es que donde esté el español...!
Bueno "darling" espero que tengas un "nice week end" yo me voy con mi "wife" a tomarnos el "brunch" Ja,ja,ja,ja,ja....
Ya no sé si poner "kisses" o besotes, así que...
¡MUAC!

Zinquirilla dijo...

Yo trambién he notado el blog distinto y me permito una sugerencia: que no se vea el borde de las imágenes porque entonces sale en la cabecera. Tu blog tiene una de las plantillas más originales que hay, parece una web más que un blog.

Saludos.

Y ya no digo nada más que he empleado mucho tiempo en este comentario :D

Jesús Arroyo dijo...

¿Una hora? ¡No hay problema! Toma, sesenta minutos. ¿Suficiente? Si necesitas mas tiempo, no tienes más que decírmelo.
Venga, en esta hora te mando un beso.

Emma dijo...

El tiempo se nos va,
lo importante es saberlo aprovechar
dando importáncia a las cosas que nos llenan de verdad.

Feliz semana Shikilla.

Shikilla dijo...

Marcelo, amigo, el tiempo que emplean mis lectores en leerme es un tiempo que agradezco con toda el alma, el placer es mio por recibir sus comentarios y los tuyos, por supuesto. Besos

Shikilla dijo...

Peeeeeedrooooooo gracias por tu tieeeeeempo, por ese que empleas en leer lo que escribo y digo en este rincón. La nueva imagen me ha dado quebraderos, aunque no lo parezca, y no ha quedado del todo bien, pero ¡es lo que hay!.

Shikilla dijo...

¡Ay! querida Zinquirilla mia!!! lo del borde me trae de cabeza, pero es que el fondo del blog y la imagen del recuadro, son dos imágenes distintas que he tenido que acoplar en la plantilla y ¡¡no se acaban de acoplar bien!, además sale el borde......me tienen loca, te lo juro. Gracias de todos modos por tu sugerencia, bonita.

Besitos

Shikilla dijo...

Jesús, ese tiempo que me das es mucho menos de lo que me has dado ya, leyéndome y comentándome, asi que te agradezco los sesenta minutos más todo el cariño con el que me comentas. Besos

Shikilla dijo...

Emma, tienes razón, se nos va el tiempo y vamos tan aprisa que cuando queremos darnos cuenta, se nos ha pasado el tiempo de jugar con los hijos pequeños, hablar más con los amigos, o hacer lo que realmente te hace feliz y vas dejando por falta de tiempo. Gracias por tu visita y comentario, un beso.

MUY SEÑORES MÍOS dijo...

Siento tener que disentir de persona tan distinguida como Balzac, pero el tiempo no es el único capital de esas personas; sino de esas y todas las demás, porque aunque no lo creamos, el tiempo es todo para todos, ya que el tiempo, y no otra cosa, es la vida.

eligelavida dijo...

Todo pasa frente al tiempo, y nosotros creemos que es él el que pasa. Te enlazo. Un saludo

ElPoeta dijo...

El tiempo es un tirano bondadoso... Me gusta cómo te está quedando el blog con el nuevo diseño. Un beso,
V.

Terly dijo...

No has perdido una hora, querida Shikilla, la has ganado.
La has ganado porque tendrás que soportar una hora menos de crisis, de corrupción, de mentiras, de Gobierno Zapatero, de Chacón, Pajín, Solbes, Bibiana, una hora menos de Educación para la Ciudadanía, una hora menos de abortos, en fin, con tantas cosas no deseadas que nos suceden en una hora, yo creo que ha sido una ventaja perderla. El verdadero problema es que hablamos de pérdida y tan sólo es un préstamo porque nos la devolverán en Noviembre.
Un beso.

Shikilla dijo...

MSM, a pesar queno estoy para mucha filosofía a estas horas, te doy la razón, la vida es tiempo o el tiempo es la vida. Capital de todos, de los inteligentes y pobres o de los inteligentes y ricos, la vida es el capital, el tiempo también, o ambas cosas que son una.....¡¡uf!niño, no me hagas pensar tan profundamente.

Besos filosóficos para tí.

MUY SEÑORES MÍOS dijo...

Niña shikilla, pues si para ti el pensar es fácil; no disimules.

Pilole dijo...

¡Sorpresa, sorpresa! un beso desde Valencia de Alcántara.

carlos dijo...

Recuerdo una escritora que cuando ganó el premio Planeta y le hicieron esa pregunta tan original de qué pensaba hacer con la pasta dijo "comprar lo que más quiero: tiempo". Yo la entendí perfectamente, porque ese dinero la permitía no tener que hacer otras actividades para ganar dinero y así poder dedicarse a escribir. Yo hay veces que estoy tan agobiado que siempre digo que, si pudiera, compraría días de 48 horas, o el don de la ubicuidad.