martes, 19 de marzo de 2013

TE QUIERO, PAPÁ



Porque fueron nuestros héroes, cuando éramos niños, y aún hoy, siguen siéndolo en nuestras vidas. Porque de pequeños, con sus brazos, eran capaces de subirnos a las nubes y hacernos tocar el cielo con los dedos, y, luego, cuando crecimos, si alguna vez nos faltaba el ánimo, eran capaces de bajar el cielo para que pudiéramos también tocarlo y recuperar la sonrisa perdida, el empuje, la alegría.

Porque dejaban que cabalgáramos en su espalda , venciendo enemigos inventados convirtiendo el pasillo de casa en praderas interminables.

Porque fueron siempre una enciclopedia en la que íbamos aprendiendo a base de preguntas, ¡y nunca se cansaban!. Y siempre lo sabían todo.

Porque los juegos de magia con él eran más mágicos, y nos robaba la nariz escamoteándola entre sus dedos y la volvía a poner mil veces, y nunca descubrimos su truco.

Porque con él estábamos a salvo de los mil peligros constantes que aparecían en los cuentos. Nos salvó de los dragones, de las brujas, de los lobos, y de todo lo que nos hizo esconder la cabeza bajo las sábanas, en noches de pesadillas y llanto.

Quiero felicitar a mi padre, y a todos los padres, y a los padres de los padres......con toda la gratitud de una hija. Porque creo que no les decimos suficientemente lo que les queremos, vamos a decírselo si los tenemos y a gritarlo al viento si se han ido, porque siempre van a llenar nuestra memoria, de los mejores descubrimientos de nuestra vida, de las mejores enseñanzas... ¡¡ FELICIDADES, PAPÁ!!

1 comentario:

Anónimo dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.