miércoles, 14 de mayo de 2008

LO QUE NO CAMBIA



¡Qué pequeño se queda todo al lado de la muerte!. Eso no cambia nunca, la muerte clama por sí sola. Clama también la herida, en el cuerpo y en el alma, de aquéllos a los que les roban la madrugada y les arrebatan su derecho a vivir en paz. Ese clamor dura demasiado tiempo ya, hay mucho dolor acumulado, enquistado en el corazón de España, y en un trozo de esa España, la herida sangra intermitentemente, porque los cadáveres no son sólo los muertos, sino también aquellos que han de vivir constantemente bajo la sombra del miedo, muertos en vida, a los que ninguna respuesta les puede resarcir del sufrimiento.

Cuando los españoles debatimos las ideas, luchamos por nuestros derechos, reivindicamos, criticamos, asentimos, disentimos, trabajamos, pensamos, apoyamos, vivimos o sobrevivimos, tratando de dar forma a una sociedad en la que, merced a las normas que nos hemos dado, todos cabemos; donde cada uno sueña y desea poder convivir en paz dentro de ella, defendiendo incluso su diferencia, esa idiosincrasia que nos hace distintos a unos de otros, siempre, repito, siempre, dentro de esos límites que nos hemos marcado democráticamente, matar, atentar contra ese derecho sagrado y poner cualquier tipo de justificación para ello, deslegitima no sólo a quien lo hace sino aquello que, a modo de parapeto, se coloque como razón para matar.

Deja fuera de la Ley a todo el que apoya la sinrazón de ETA, al que aúpa a los asesinos y a sus cómplices sentándoles en los Ayuntamientos, a los que dan cancha a los etarras y les colocan la etiqueta de interlocutores, porque el ruido de las bombas deja sordos a quienes las utilizan, y los sordos no oyen. Eso tampoco cambia nunca, y lo hemos visto.

Cuando hemos asistido estos días al vergonzoso espectáculo de los policías locales detenidos en Coslada, con el consiguiente menoscabo para lo que representan, me gustaría también poner de manifiesto la profesionalidad, en circunstancias muchas veces adversas, de la Guardia Civil, que con unos sueldos mucho más bajos que cualquier policía local, conviviendo en Casas Cuartel donde sus familias comparten la misma inseguridad, la misma marginación (en muchos pueblos del País Vasco), donde se niegan a venderles en tiendas, donde los niños tienen que asistir a colegios con los hijos de los que, en muchas ocasiones, apoyan, simpatizan o justifican a ETA. Mi reconocimiento para esos hombres y mujeres y para todas las víctimas.

Me gustaría, en estos momentos, y lo digo sin doble intención, con toda sinceridad, que el Rey Juan Carlos, ya que ha roto la tónica que ha seguido durante los años que llevamos de democracia, calificando positivamente al Presidente actual, no se equivocara, y realmente Zapatero sea ese “ser humano íntegro”, “muy honesto”, “recto y cabal”, “que no divaga” y “aunque la gente creamos que hace cosas así... como divagando”, actúe en consecuencia, haciendo buenas las palabras del monarca.

Ya es hora de erradicar esta lacra. Los españoles no queremos seguir utilizando la misma letanía de palabras que, cada vez más, pierden su sentido por lo repetidas: repulsa, condena... Porque ¡se queda todo tan pequeño al lado de la muerte!

14 comentarios:

Terly dijo...

Magnífico post, Shikilla y comparto palabra por palabra todo cuanto en él se dice. Sobre todo, lo más terrible y doloroso, sería, como tú dices, que a fuerza de escuchar y decir siempre las mismas palabras de condena y a fuerza de vivir tantos dramas, uno detrás de otro, lleguemos a acostumbrarnos a todo ello y terminemos en la más triste de las indigencias morales. Espero y pido a Dios que esto no suceda nunca.
Un abrazo.

MUY SEÑORES MIOS dijo...

¿Qué está pasando?... ¿Qué no está pasando? ¿Cuál es la razón, perdón, la sinrazón que hace que nos odiemos sin motivos? ¿Qué motivos creerá tener cada uno de esos descerebrados que siegan vidas de otros? ¿Qué persiguen esos que les inducen a matar? ¿Qué puede haber en el mundo que justifique esas actitudes?: ¿dinero, afán de reconocimiento, poder...? No, no me puedo creer que tales aberraciones se hagan por una buena causa, ni siquiera que esa sea la pretensión aunque se tome un camino equivocado: es miseria, pura y puta (perdón) miseria de miserables frustrados; frustrados por nacimiento o por “deseducación” interesada de otros: peleles al servicio de cuatro. ¡Repugnancia!

Shikilla, me has arrancado palabras que no quería haber escrito: no se lo merecen. (No te lo reprocho, quizá te lo agradezca). Besos de vida.

Así está Murcia dijo...

Mi m�s sincero homenaje a otra v�ctima del terrorismo, asesinada por defender nuestra libertad y nuestra seguridad, siempre estaremos en deuda con �l.

�Viva la Guardia Civil! Desde luego, no es comparable a la Polic�a de Coslada, respecto al Rey, no hablar� se ve que ahora no es importante.

MAP dijo...

Quiero expresar, aunque solo através de este blog y de sus visitantes, mi solidaridad y condolencia con el pueblo español.
Es dificil ver la foto de ese chavalin matado sin piedad por unos asesinos a quien les da igual quien esté dentro la garita al momento de la explosion, si sentir verguenza ajena y propia. Si, porque, en un modo o en otro, también se siente uno responsable,como ser humano , de que otro de la misma "familia" se haga responsable de tanta asquerosa e infame barbaridad.

Yo soy sardo, o sea procedo de una isla que se llama Sardegna. Creo en la posibilidad por parte mi gente después de pasar de un gobierno extrangero a otro desde hace mil años almenos, de autodeterminarse, un día u otro. No quiero haceros aquí perder el tiempo explicando mis razones para creer esto y porque lo vea como un sueño. Solo quiero decir que no creo, EN ABSOLUTO, en la violencia como instrumento para ganar su propia independencia, Ghandi lo ha demostrado y un señor que se llamaba Joshua nos lo ha enseñado, mas allá de significados religiosos que cada uno quiera dar a ese personaje histórico.
Solo quiero decir que, si fuera verdad que todos o la mayoría los ciudadanos vascos quieren ser independientes (que no es así, además), el día que de verdad lo sean, no habrán llegado as ello por matar ETA a inocentes. Y toda las matanzas, todos los muertos, las viudas, los huerfanos, la gente arruináda, hasta los presos, entonces, no serán otra cosa que manchas indelebles de dolor en los afectados y en la gente de bien, manchas indelebles de verguenza en los animos de los culpables, asesinos, padres y madres de asesinos, hijos de asesinos. Si el pais vasco llegará un día a ser independiente será democraticamente y porque realmente su pueblo lo quiere, y el pueblo del resto de España esté de acuerdo, y si no, es que no. En un caso, y en otro, las muertes solo habrán servido a matar. Y punto.
Espero que mi modesto dominio del idioma español me haya permitido no ser mal entendido en este post. Solo quería expresar el pésame y el punto de vista de alguien que cree en la posibilidad de cambiar las cosas, pero también en la absoluta necesidad de excluir la violencia y el dolor de todo proceso de cambio de cualquier sociedad. Que ya no somos monos. O al menos, no deberíamos serlo tanto.

Un saludo


MAP

Aguijón dijo...

Qué razón tienes en lo que comentas. Gracias por este post, da en el clavo en todas sus frases.
un abrazo,

LUIS AMÉZAGA dijo...

Solución: No permitir por ley frivolidades políticas como la de Míster Z renunciando a una estrategia que funcionaba bastante bien. Prohibir por ley la negociación política con proetarras. Cambio constitucional y electoral para que las minorías nacionalistas y antiespañolas no controlen la vida de más del 85% de los ciudadanos de este país. Persecución económica internacional a la banda terrorista y sus apoyos logísticos. Concienciación social en televisiones (tipo campañas de tráfico o drogas). Explicación y desmantelamiento político e histórico del mito de identidad vasca como un ente separado del ser español. Y paro porque podría seguir durante mucho tiempo. Pero no quieren hacer nada. Sólo nos queda rendirnos. No valemos para otra cosa.

Terly dijo...

Luis: te veo desanimado y no mes extraña si vives en el País Vasco, pero...creo que lo último sería rendirse. Habrá que luchar mucho con todos los medios que tú expones y con muchos más. Habrá que tener una gran imaginación para buscar las soluciones. Tendremos que animarnos unos a otros para que nuestros ánimos no decaigan, pero...¡Rendirse, jamás!

Lo siento Shikilla por haberte invadido pero necesitaba contestar a Luis.

Un abrazo para los dos.

Shikilla dijo...

Estoy contigo, Terly´, y también le digo a Luis lo mismo: Rendirse jamás!, somos más la gente que quiere vivir en paz que los que quieren sembrar el terror, tarde o temprano, se impondrá la razón, la cordura.

No, Luis, rendirse no, estamos con todos los vascos que tienen el mismo deseo de paz que el resto de España, no estáis solos.

Un beso y gracias a todos por compartir vuestro sentir en este asunto aqui, en este blog que es el vuestro.

Pedro dijo...

¡No, rendirse no, pero que podemos hacer cuando los intereses políticos se imponen a los intereses humanos...!

Aguijón dijo...

Rendirse nunca. Hemos de intentarlo con todas nuestras fuerzas pero sin dejarnos llevar por sus modos violentos.
Una vez más quiero deciros, viva la Guardia Civil y viva España.

Por cierto Shikilla, te he puesto un Meme para conocerte mejor.
Un abrazo,

prosas y pixeles dijo...

Hola Shikilla:
En mi caso, comparto el pesimismo de Luis- a quien no conozco y aprovecho para saludar-, porque entre otras cosas es bastante lúcido. Y sólo ha dicho una pequeña parte. Creo que con estos políticos que tenemos otra cosa no se puede esperar. Qué razón tiene.
Por lo demás, Viva la Guardia Civil.
Un saludo.

Felipe Sérvulo dijo...

Gracias por este aldabonazo en nuestras conciencias. Que nunca haya olvido.

ZINQUIRILLA dijo...

Hola!

¿Qué es lo que me has dejado? En el meme de abajo no veo nada, jeje.

María Narro dijo...

nací en una casa cuartel, soy hija y hermana de guardias civiles. Bueno... mi hermano ya no es guardia civil justamente por lo que apuntas.

un beso.