domingo, 20 de julio de 2008

OVEJA DESCARRIADA


¡Estoy conectada! He vuelto a asomarme a esta ventanita donde el mundo se transforma en palabras y en imágenes, a veces incluso en música. Pero vuelvo como oveja descarriada, ¡He dejado a Telefónica!. No voy a aburriros con las peripecias de mi desconexión-conexión a la línea telefónica e internet, baste para que os hagáis una idea, con deciros que he llegado a la conclusión de que la buena o mala experiencia que uno tenga con las distintas compañías que ofrecen servicios de telefonía fija más internet, que son casi todas las del mercado, depende muy mucho de la persona que hay al otro lado del hilo telefónico, en mi caso el hilo telefónico móvil, ya que de buenas a primeras me encontré sin línea y, por supuesto, sin internet, de la profesionalidad de esa persona, de su preparación y de las ganas que tenga de ayudar, que por otra parte, es su cometido.

Después de varios intentos y operadores que no tenían ni idea, hasta el punto de asegurarme uno de ellos que el rooter estaba defectuoso y me lo cambiarían en 48 horas, que yo me preguntaba cómo podían saber que el rooter estaba mal si no tenía línea, hoy he dado con una chica que, a parte de paciente y simpática, casi tanto como me he mostrado yo (confieso que para caerle bien y conseguir arreglar mi problema de una vez), ha demostrado ser mucho más lista que sus predecesores y, entre las dos, hemos configurado correctamente el rooter supuestamente defectuoso, según su compañero, y tener línea e internet, en poco menos de una hora. Menos mal que he insistido, porque si no aún estoy esperando el mensajero con el rooter nuevo, ese que iba a tardar, también supuestamente, 48 horas.

Bueno, he dicho que no os aburriría con este tema y aqui estoy dedicándole una entrada, pero creo que cuando tenemos algún problema de este tipo nos consuela comprobar que no somos los primeros y que hay una cierta solidaridad, lo demuestran los numerosos foros abiertos para criticar, contar tu experiencia y, dicho sea de paso, cagarse en los muertos de las distintas compañías telefónicas y proveedoras de internet que son la cruz del usuario y consumidor de nuestros días.

Confieso que el alivio que sentí al dejar de pertenecer a Telefónica, se ha convertido estos días en una preocupación, una culpa, un comecome por dentro, y una voz (sería la de la conciencia del consumidor responsable) me ha repetido constantemente: ¡Has hecho mal!, es como cuando dejas a un novio y la familia y amigos se complacen en repetirte lo buen chico que era, lo que te quería, y para rematar te lanzan la frase lapidaria que es como una maldición: ¡No vas a encontrar a otro como él!, que te dan ganas de decirles: Si eso es lo que yo quiero, encontrar algo distinto.

Así que, al igual que cuando te echas un novio nuevo estás deseando de que salga bien y no te salga rana, que cuaje en una relación estable y duradera; esperas, cuando cambias de Compañía de Telefonía, que hayas acertado, que no tengas problemas y que esa "relación" Compañía-cliente sea también estable y duradera. Porque una puede asumir que lo del novio no salga bien, pero es duro sobrellevar un fracaso al elegir la Compañía que, de ahora en adelante, tendrá la llave de tus comunicaciones, y más habiendo dejado atrás una relación de muchos años con la simpar Telefónica.

Espero que esta historia incipiente no me dé quebraderos de cabeza y tenga que volver a recuperar el amor perdido, como oveja descarriada que vuelve al redil.

9 comentarios:

MUY SEÑORES MÍOS dijo...

Me alegro, Shikilla, de verte de nuevo por aquí y espero que tu nueva conexión sea mucho mejor que la anterior... pero no confíes demasiado; ya que usas el símil del novio... ya sabes que todos los novios, a la larga resultamos rana, sl fin somos hombres...

Hale, a ver si nos escribes alguna cosita chula, de esas que tú sabes.

carlos dijo...

La mayor parte de compañías funcionan mal, sobre todo en cuanto a la atención al cliente (utilizan call center,que como mucho solucionan algunos problemas muy estandarizados, pero que están especializados en entretener al cliente con respuestas-tipo en vez de en solucionar problemas en cuanto éstos resultan un poco específicos). Sólo hay una diferencia: Telefónica cobra más que el resto por ese mismo mal servicio. Si me apuras, creo que incluso, al ser más mastodóntica en cuanto al tamaño, la atención es aún peor. Así que no te arrepientas de haber cambiado. Pero ya te digo, no porque las demás funcionen bien, sino por otros motivos.

Trini dijo...

Bueno, esto de las compañías telefónica viene a ser como eso que dicen por aquí "un melón sin calar" O sea que la más pintada puede dar la nota.
Espero que esta te sea fiel por mucho tiempo.

Besos
Me alegro de que te guste el video.

Miguel Schweiz dijo...

No quiero desilusionarte Shiki, pero eso de las telefonías no son sino el mismo perro con distinto collar. O sea telecomunicaciones es internacional, sólo Una con distintos nombres...
Y siempre vamos a sufrir las consecuencias de este monopolio.

De todas formas, espero que esta empresa te de mejores resultados.

Un fuerte abrazo

FERNANDO SANCHEZ POSTIGO dijo...

al final, todas las compañías son iguales. No hay mucha diferencia a la larga. un beso.

Pedro dijo...

No creas que porque "duerma"
tengo el blog desatendido,
que he puesto el despertador
y mantengo un ojo "abrido".

Me alegra que tus problemas
encontrasen solución,
pues las señales de humo
no las veo desde el balcón.

¡Hala mona, ponte el mono
y comienza a currelar,
que tienes a la parroquia
hambrienta de tu cantar.

Cántanos algo bonito,
de rabiosa actualidad,
que te estamos esperando...
¡Pero c... empieza ya!

DAS RALLOS DE EMBOCES
(tres palabras)

LUIS AMÉZAGA dijo...

Luego se extrañan de que pierden negocio.

Caballero ZP dijo...

Como dice no hablaremos de esas compañías que dejan mucho que desear, bienvenida al mundo virtual.
Saludos

Caballero ZP dijo...

¡¡¡ Qué gran tema musical tienes hoy!!! Fantástico.