lunes, 3 de febrero de 2014

LO QUE YO QUIERO...



Lo complicamos con explicaciones largas y enrevesadas, pero el amor no es ni más ni menos que una colección de sencillos gestos diarios, de pequeños deseos satisfechos y de sueños comunes que se van conquistando poco a poco. Ser feliz es alcanzar la cima de una gran montaña, y el amor se encarga de, poner escaleras para ayudarnos a llegar. También es la sonrisa al despertar y ver su cara, el beso de buenos días y el abrazo de la vuelta. El amor es una tarde de domingo juntos con sofá, manta y palomitas y compartir el último flan de la nevera. El universo donde habita es tan grande o tan pequeño como queramos hacerlo, allí donde cabe un hogar y el terreno suficiente para plantar el futuro, ese lugar desde el que se ven más cerca las estrellas y nos podemos sentir dueños absolutos de la luna. Lo que yo quiero es que cuando llegue el invierno y el sol nos regale algunos rayos, extienda mi mano y encuentre la tuya, para sentir la caricia del tiempo entre tus dedos. Estas sencillas cosas son el amor, pero lo complicamos con explicaciones largas y enrevesadas.

No hay comentarios: