martes, 27 de enero de 2015

POBRE AMOR



Pobre amor que carga con nuestras culpas y esgrime las armas que en sus manos colocamos, acusado de matar los corazones, de herir el alma y rasgar las epidermis de quien toca, con su dedo tembloroso. Siempre espiando las penas de los otros, condenado injustamente en nuestros juicios. Siempre escuchando maldiciones de las bocas mancilladas por los besos traicioneros, de maridos y esposas infieles, de amantes cobardes y embusteros...Pobre amor! Vilipendiado sin razón, en eterna penitencia por nuestros pecados. No es el amor el que falla, no es el amor el que mata, hiere, duele, o araña el alma, ¡¡no es el amor!! Somos nosotros, que no sabemos cómo manejar algo tan grande y hermoso, tan frágil y tan fuerte, tan inexplicable y, sin embargo, tan sencillo.




viernes, 23 de enero de 2015

PRIMAVERAS TARDÍAS


Viniste a mi como llegan las primaveras tardías para alejar los inviernos que duran demasiado. Llegó el viento de tu voz y arrasó con los recuerdos que derramaban tristezas sobre el lienzo de mis sueños y el pájaro del olvido se posó en el alféizar de mi ventana alejando con su aleteo todas las espinas de las rosas marchitas.

Ya no existe nadie que no seas tú, mi presente, la ilusión de mi mañana. Tu abrazo es la fuerza que me envuelve mientras inventas caricias con las miradas que me estremecen. Son mis horas tan tuyas y mis días tan tuyos, que tu nombre se funde con mi piel y se pasea en mis labios a punto de pronunciarse a cada instante.

Cuando el amor desborda el alma, no existe ningún “te quiero” que pueda contenerlo entre sus letras.

martes, 20 de enero de 2015

CUANDO YO ME HAYA IDO



Cuando yo me haya ido y una larga frontera de kilómetros negros separe nuestras almas,
será cuando derrames nostalgias y melancolías en los pliegues malditos de la distancia. Siempre te ha gustado colgar despedidas del árbol del pasado, para poder comerte la fruta agridulce de las viejas heridas.


Cuando yo me haya ido, harás poemas nuevos con palabras distintas a las que me decías, palabras sedosas, brillantes y bellas, como joyas engarzadas en el oro de los momentos vividos. Harás coronas de versos para nombrarme reina de tu corazón solitario, musa de tus madrugadas, dueña del ángulo que forma tu brazo con tu pecho, donde reposaba mi cabeza en la noche.


Cuando yo me haya ido, dejarás que el viento te despeine el flequillo para recordar mis dedos apartándote el pelo de tus ojos , esos ojos en los que me reflejaba y me veía hermosa . Los que cerraban mis besos en las noches de lluvia.


Cuando yo me haya ido, tus manos grandes y rudas tomarán con delicadeza recuerdo por recuerdo y desgajarán las horas compartidas como si los días fueran redondas mandarinas. Estallarán las risas que nos hacían felices como ecos en tu mente y una leve sonrisa en tu boca delatará tu nostalgia.


Cuando yo me haya ido, a lo mejor te das cuenta que estaré aquí contigo porque prometo no dejarte nunca, ni de día ni de noche, ni en el calor ni en el frío, tomará mi mano ardiente tu mano en la noche fría porque, aunque no me veas, aunque creas que me he ido, sólo habrá una cosa que se interponga entre nosotros: la distancia, un pequeño detalle soslayable casi siempre. ¿Qué es eso para dos corazones con alas?.­

GRANDEZA



Hay algo mágico e inexplicable cuando se tienden las manos al cielo, con los brazos abiertos de par en par; ya estén vacías o llenas, rogando o agradeciendo, es cono querer abarcar con ellas simbólicamente el Universo, para impregnarnos de la idea de que somos parte de él, de que cada uno de nosotros somos, aunque minúsculos y apenas perceptibles, un hilo de la trama que sustenta y compone la Vida.

¿Quién puede sentirse poderoso y por encima de otros, contemplando la grandeza que nos rodea?
¿Quien puede sentirse insignificante sabiendo que somos parte de ella, contemplando la grandeza que nos rodea?

FRAGILIDAD


Hoy al darte la mano para ayudarte a levantar de la cama, mientras  con mucho esfuerzo te ibas poco a poco incorporando y te apoyabas en mi; mientras caminabas con pasos inseguros y lentos, aferrándote a mi brazo como si fuera una tabla segura, como  un salvavidas para alguien que está en el agua y no sabe nadar... vinieron a mi memoria tantas cosas!!!


Caídas que se curaban con tus palabras mágicas "sana, sana, culito de rana..,", caricias que hacían que mis lágrimas desaparecieran por arte de birlibirloque, abrazos donde iban a parar todos mis miedos que se transformaban en sonrisas alegres y confiadas, tu voz llamándome por la ventana, para acudir a comer, en el patio donde jugaba con las amigas, vino a mi mente también ese afán tuyo de forrarnos con ropa de abrigo cuando íbamos al colegio en Guadalajara dónde eran frecuentes las nevadas, ¡los fríos inviernos de antes!...(no recuerdo desde cuando no he visto nevar)...

 Me vienen todas esas cosas a la cabeza y muchas más,  memorias de infancia y adolescencia, recuerdos también de juventud... Yo creo que vienen directamente del corazón porque las cosas que amamos las tenemos  grabadas ahí. Y todo esto, mamá, acude a mi hoy que, por primera vez, me sacude la realidad del mismo modo que sacude la tierra un terremoto, y se abre ante mi el abismo infinito entre mis recuerdos de ayer y tu vulnerabilidad de hoy.

 Tu fragilidad ahora ha de ser mi fortaleza, del mismo modo que entonces tú fuiste la roca que me sustentaba. Pero...¿sabes una cosa, mamá? Yo no soy tan fuerte como tú lo eras y, además, me he dado cuenta de que no tengo palabras mágicas que curen como las tuyas, ni caricias que hagan desaparecer tus lágrimas, y cuando te abrazo, sigues siendo tú la que acaba con mis miedos. Apenas puedo susurrarte palabras de ánimo y contener mi tristeza durante una mañana. Es poco, lo sé, por eso por la tarde me derrumbo y lloro.

 Me pregunto en qué momento aparece la fuerza en el corazón de un hijo para sobrellevar esa fragilidad de los padres que hoy tanto me duele.

POETAS



Los poetas son cazadores de imposibles, pescadores de sueños que persiguen en cada verso la rima, como quien busca luciérnagas en mitad de la noche; celestinas que emparejan letras, sílabas, acentos, asonancias y consonancias.

Crean una música distinta con los  sonidos armoniosos de las palabras al romper en el aire, unen la esencia de lo que nos rodea con invisibles hilos para la eternidad. Todo el universo danza  en un baile infinito entre renglones, moviéndose en  la cuerda floja de los retos en blanco,  como si fueran nevadas pistas de baile preparadas para ser testigos de piruetas arriesgadas o sencillas, pero siempre bellas.

Con parecido o idéntico atuendo van vistiendo los finales de sus versos, convirtiéndose en artesanos precisos y amorosos.

 Pero todo esto de nada serviría, sería aire, vanos intentos de rozar las nubes, misión loca e imposible...si en cada palabra y acento, en cada signo ortográfico, en cada idea expresada, no hubiera un jirón del alma del poeta, retales de sentimientos atesorados propios y ajenos, alegría y dolor que se conjugan con verbos inventados, descubiertos, restaurados,  y un corazón que late entre la vida y la muerte.

lunes, 29 de diciembre de 2014

SOY OPTIMISTA





El ser humano por naturaleza, según siempre nos han dicho, es optimista, pero en estos tiempos que corren ser optimista no es una opción fácil, tener esperanza en el futuro tampoco, confiar y tener fe en algo más allá de ti mismo, ni siquiera es razonable para la mayoría...Pues bien, aquí os presento otra loca más de esas que pensamos que todo tiene un lado positivo, a veces, a costa de nuestra credibilidad personal o a riesgo de poner en tela de juicio nuestra propia cordura. 

Comprendo que es mucho más fácil dejarse llevar por el desaliento y soltar dos o tres ayes de desesperación y echar la culpa a media Humanidad, aunque ni siquiera el problema esté mas allá de nuestro portal de vecinos, o más aún, de la puerta de nuestra casa.

La esperanza no es algo que se pueda obtener en las tiendas, ni siquiera en la Universidad, ni en la lectura ni en la música, ni en nada que podamos aprender, ya sea bello, práctico o efectivo.  La esperanza es una fuente inagotable que viene del manantial de la fe...en la vida, en uno mismo, en los demás y, en mi caso como en el de muchísimos más, , en Dios. La alegría de creer, esperar, amar, y sentir más alla de esta tierra que pisamos es una alegría que envuelve todos y cada uno de los rincones de nuestra vida. 

Ya dijo Gilbert Keith Chesterton que "Un optimista cree en los demás y un pesimista solo cree en si mismo". Pues bien, aún a riesgo de parecer cándida, tiraré de mis nubes rosas, hasta que el aliento me falte, confiaré y creeré en que todo irá bien, en que hay muchas más personas buenas que malas personas, en que la mayoría de la gente es honrada, en que el amor siempre triunfa....y en tantas otras cosas que pueden hacernos amar la vida.

domingo, 28 de diciembre de 2014

EL AMOR SIEMPRE ES EL MISMO


Hoy te he querido en otra ciudad, rodeada de  otros paisajes y escuchando otros sonidos. Hoy, ha resonado el suspiro en otras calles y otras aceras han acogido mis pasos, ecos de tacones de aguja,  firmes en el caminar de otros rumbos desconocidos para ti. Y he de decirte que, ni por un momento, tu amor se hizo pequeño, ni se arrinconó la idea de amarte con la misma fuerza de siempre. Hoy, descubrí algo.

Curiosamente el amor siempre es el mismo, se reviste de la luz que a mi me envuelve, se somete al clima que yo aguanto, aprovecha los minutos que alargo, corre los mismos riesgos y desafina del mismo modo cuando tarareo nuestra canción. Mi amor por ti, toma el café cargado que yo tomo en la mañana y, a escondidas, el turrón de chocolate de la bandeja de Navidad en casa de mi madre.

Yo creía que los amores crecían o se hacían pequeñitos dependiendo del lugar donde los sintiéramos, dependiendo del entorno (¿Cómo va a ser lo mismo amar en casa que en un hotel lujoso de París?). Yo creía que teníamos un amor de andar por casa y luego otro...de público, de  representación lujosa y lleno de glamour. De grupos de amigos o gente, amor de lucir palmito y sonrisa profidén. Yo creía que el amor se vestia con las mismas ropas que nosotros estamos obligados a lucir. Y representaba los mismos papeles en este teatro hipócrita del mundo.

Pero no!! no sabes cuánto me alegro de amarte en cada lugar del mapa del mismo modo, como en casa, cuando me besas en la cocina o en el pasillo o en la alcoba...como cuando te abrazo a tu llegada y parece que volvieras del otro lado del mundo. No sabes qué alegría me ha dado saber que aqui te quiero lo mismo, de igual modo, incluso sin estar tu....Porque para amarte me basta tu recuerdo y saber que el eco de lo que yo estoy sintiendo, viaja al lugar exacto donde late tu corazón en ese momento. Me basta tu recuerdo en cada rincón del mundo.

sábado, 27 de diciembre de 2014

RECUERDOS




Cada vez que las horas de la noche se acercan, viene tu recuerdo a mi memoria, se cuela tu risa en el aire, y siento tus brazos anudando mi cintura a tu cuerpo; Me estremece recordarme reflejada en tu mirada. Cada noche, el deseo se hace ave dando alas a lo imposible. Mis sueños esperan, como brotes nuevos, renaciendo de la estéril existencia pasada, a que tú llegues,  de madrugada, el frio en las mejillas y en las manos. Los corazones ardiendo en la misma hoguera, y yo, nunca te lo dije pero siempre lo hago, bautizo cada encuentro con nombres distintos, aunque todos respondan al nombre del amor. Abrid las alas, sueños míos, volad hasta mi boca, sedienta de sus besos....y haceros agua que nos empape el alma.

jueves, 25 de diciembre de 2014

TODOS LOS AMORES SON ETERNOS




Todos los amores son eternos mientras la chispa esté encendida, mientras las miradas hablen el mismo idioma, mientras las palabras se queden pequeñas y haya que recurrir a las manos, convertidas en aves envolviendo con sus alas al amado: Todos los amores son infinitos, mientras se conjuga el verbo de la entrega y de la ilusión, mientras los despertares inciten al beso y al abrazo, mientras caminar juntos sea un paseo contemplando el paisaje de la vida.

No hay amores pequeños. Todos los amores son grandes, inmensos, aunque duren el instante de cruzarnos por la calle cada día, y nos extrañemos cuando esto no suceda. Todos los amores merecen una canción, un poema, un color y un olor que nos traiga su recuerdo…un nombre que grabar en los árboles y repetir bajito, mirando a la luna en las noches de verano.

¿Cuánto vale un te quiero?, cuando sale del alma e ilumina la noche oscura de la soledad, es tan valioso, como cuando en la algarabía se escapa de los labios hasta el oído de quien amas. Un te quiero tiene siempre un valor incalculable, no hay te quieros de rebajas ni de oferta, todos tienen incrustado, a modo de diamante, un corazón en el medio, engarzado en sus letras…Y si no es así, si se trata de un te quiero falso, antes o después perderá su brillo, oxidándose, apenas con el aliento de un beso.

Si te digo alguna vez: ¡Mi amor, te quiero! Nunca dudes de mis palabras, porque será cierto.