miércoles, 15 de octubre de 2008

POBREZA



El día de hoy se ha designado para que todos los blogueros que así lo quieran se unan y publiquen una entrada sobre la pobreza, para concienciar al mundo sobre esta terrible lacra que nos es tan difícil erradicar y para solidarizarnos con los más pobres, ahí van unos datos del estado del hambre y de la pobreza mundial en el año 2008:

Hoy nuestro mundo alberga a 6,55 mil millones de personas. (Population Reference Bureau, PRB)).

Aproximadamente 5,1 mil millones de personas viven en países en desarrollo. (Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo, PNUD).

Más de mil millones de personas viven por debajo de la línea de pobreza internacional ya que ganan menos de $1 por día. (Banco Mundial).

La cantidad de crisis alimentarias en todo el mundo ha aumentado desde 1980, de un promedio de 15 por año a 30 por año. Desde 1992, las crisis alimentarias causadas por el hombre han ascendido a más del doble: de aproximadamente un 15 por ciento a más del 35 por ciento. (Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación, FAO)

Prácticamente la mitad de las muertes de niños menores de 5 años se presentan en el África subsahariana, en donde el ritmo del progreso ha disminuido considerablemente debido a los endebles sistemas de salud, los conflictos y el sida. (PNUD).

Más de 850 millones de personas de todo el mundo padecen hambre: 815 millones de ellas se encuentran en países en desarrollo. (FAO)

Cada día, casi 16.000 niños mueren de causas relacionadas con el hambre. (Pan para el Mundo)

La mayoría de las personas que padecen hambre en el mundo vive en zonas rurales. (PNUD).

La mala nutrición y las deficiencias calóricas provocan que casi una de cada tres personas muera prematuramente o quede minusválida. (OMS)

El hambre es la forma más extrema de pobreza ya que los individuos o familias no tienen dinero para cubrir su necesidad básica de alimento. (Pan para el Mundo).

A los pobres les resulta muy difícil obtener alimentos adecuados y nutritivos para sus familias y para ellos mismos. No llegan a consumir la cantidad mínima de calorías esenciales para gozar de buena salud y un crecimiento pleno. Un adulto necesita aproximadamente 2100 calorías por día y los niños necesitan aproximadamente 1500 calorías. (FAO).

Creo que no hace falta comentar nada más, las cifras, los datos, hablan por sí solos, pero me gustaría terminar con una frase de la Madre Teresa de Calcuta, una mujer cuya vida dedicada a los más pobres entre los pobres fue un ejemplo constante de lo que significa de verdad compartir con los demás, ella no conocía la indiferencia, porque su entrega fue total, puso muchas gotas en ese mar del que nos habla en esta frase:


"A veces sentimos que lo que hacemos es tan solo una gota en el mar, pero el mar sería menos si le faltara esa gota."

4 comentarios:

Jesús Arroyo dijo...

La solidaridad del que no tiene y el interés del que posee.
Un beso, guapa.

Terly dijo...

Si, Shikilla, pan para el mundo pero en forma de herramientas, de enseñanza para hacer productivas esa herramientas, para cultivar la tierra, hacer pozos, explotar la riqueza marina, etc. porque el pan financiero terminan comiéndoselo los de siempre, los que dominan que son los que menos lo necesitan.
Un beso.

MUY SEÑORES MÍOS dijo...

Hay una vieja canción, creo que era de Facundo Cabral, que decía, si no me falla la memoria: “Pobrecito mi patrón, piensa que el pobre soy yo”. Hoy, Shikilla, nos ofreces unos cuantos datos, capaces de revolverle las tripas al más pintao’, invitándonos a hablar sobre la pobreza. Pues, bien, como Cabral –suponiendo que realmente fuese él- creo que hay pobrezas que no se pueden pagar con todo el oro del mundo: la de los que nos han montado esta crisis, sólo porque se han enviciado en la acumulación de puntos –anecdóticamente dinero-, para disimular ante sí mismos, la peor de las pobrezas, aunque en las bienaventuranzas aparezcan bien parados: los pobres de espíritu; porque hay que tener una pobreza proverbial, para, en aras de acumular esa puntuación, joder (¿se puede decir a estas horas?) a mogollón de familias: ¿Se puede ser más paupérrimo?

Pero tampoco sería justo cargar a esos mendas con todo, que en el funcionamiento de este mundo, estamos todos implicados; aunque algunos jueguen un papel más determinante.

Pedro dijo...

Lo triste, es que si los que mandan quisieran, esa pobreza no existiría, porque si en vez de esforzarse en tener más poder se dedicaran a repartir medios, se acabaría con el hambre y con la miseria.
Luego está el problema de las ayudas que no llegan casi nunca a los necesitados, porque se las quedan los mandamases de los países a los que van dirigidas...
Y mientras, unos pocos, acumulando más y más dinero...
Un besote.