domingo, 28 de diciembre de 2014

EL AMOR SIEMPRE ES EL MISMO


Hoy te he querido en otra ciudad, rodeada de  otros paisajes y escuchando otros sonidos. Hoy, ha resonado el suspiro en otras calles y otras aceras han acogido mis pasos, ecos de tacones de aguja,  firmes en el caminar de otros rumbos desconocidos para ti. Y he de decirte que, ni por un momento, tu amor se hizo pequeño, ni se arrinconó la idea de amarte con la misma fuerza de siempre. Hoy, descubrí algo.

Curiosamente el amor siempre es el mismo, se reviste de la luz que a mi me envuelve, se somete al clima que yo aguanto, aprovecha los minutos que alargo, corre los mismos riesgos y desafina del mismo modo cuando tarareo nuestra canción. Mi amor por ti, toma el café cargado que yo tomo en la mañana y, a escondidas, el turrón de chocolate de la bandeja de Navidad en casa de mi madre.

Yo creía que los amores crecían o se hacían pequeñitos dependiendo del lugar donde los sintiéramos, dependiendo del entorno (¿Cómo va a ser lo mismo amar en casa que en un hotel lujoso de París?). Yo creía que teníamos un amor de andar por casa y luego otro...de público, de  representación lujosa y lleno de glamour. De grupos de amigos o gente, amor de lucir palmito y sonrisa profidén. Yo creía que el amor se vestia con las mismas ropas que nosotros estamos obligados a lucir. Y representaba los mismos papeles en este teatro hipócrita del mundo.

Pero no!! no sabes cuánto me alegro de amarte en cada lugar del mapa del mismo modo, como en casa, cuando me besas en la cocina o en el pasillo o en la alcoba...como cuando te abrazo a tu llegada y parece que volvieras del otro lado del mundo. No sabes qué alegría me ha dado saber que aqui te quiero lo mismo, de igual modo, incluso sin estar tu....Porque para amarte me basta tu recuerdo y saber que el eco de lo que yo estoy sintiendo, viaja al lugar exacto donde late tu corazón en ese momento. Me basta tu recuerdo en cada rincón del mundo.

No hay comentarios: