martes, 6 de marzo de 2007

LA VOCACIÓN


¿Cuántos de nosotros, los que ahora somos adultos, hemos conseguido ser aquello que soñamos algún día?. ¿Cuántos hemos tenido que estudiar una cosa u otra movidos más que por la vocación por la salida profesional que tuviera? ¿Cuántos tuvimos que renunciar a aquello que nos llenaba, nos divertía y nos hacía felices para trabajar en algo más “seguro” pero mucho más aburrido y gris, al menos para nosotros?

La vocación, la mayoría de las veces, no tiene nada que ver con la realización de una actividad para paliar nuestras necesidades vitales, tales como comer, comprar una casa, ropa, coche, etc... Lo cual no quiere decir que muchos afortunados consigan aunar las dos cosas, no digo que no.

Reconozco que mi vocación fue variando a medida que me hacía mayor, fue pasando por múltiples fases, imagino que como la mayoría, a no ser esas personas que parecen tener claro lo que quieren desde que tienen uso de razón. Conozco a algunas. Pero yo no.

El primer recuerdo que tengo de algo que pudiera parecerse a una “vocación” es de cuando tenía unos seis o siete años, quería ser hada, y me pasaba el día con una cinta en la cabeza de la que salía un pañuelo de seda de colores, de mi madre, y en la mano una “varita mágica” que no era más que un utensilio de cocina con un palo y una estrella perpendicular que se usaba para dar vueltas al chocolate, aquél chocolate a la taza que mi madre hacía en el invierno, los domingos por la tarde, cuando la casa se llenaba de gente, tíos, primos, algún vecino, y jugábamos todos, los mayores al cinquillo, el juego de cartas y los niños a escondernos bajo las camas, a correr por los pasillos, a “dar guerra”, diría yo ahora.



Más tarde mi vocación sufrió un cambio, al cumplir diez o doce años, cuando descubrí la máquina de escribir de mi abuelo, una underwood que sonaba a música celestial cuando tecleaba yo en ella a toda prisa, y salían letras sin orden ni concierto. Entonces quería ser de mayor, secretaria.

Luego, quise ser “artista”, y no sólo porque escribía ya poemas y obras de teatro, sino porque junto a mis primos y amigos las representábamos, guardándome para mí, eso sí, el papel protagonista, casi siempre era la guapa, la princesa o la buena, que por algo me los escribía yo.



Pero había algo que latía en mí desde que empecé a jugar con mis primeras muñecas, un deseo, sueño o vocación, que traspasaba el umbral de los años conmigo, algo que tal vez muchas lo hayan sentido como yo, otras tal vez no, y algunas no lo entiendan como una “vocación”. Siempre supe que quería ser madre, e incluso si no lo hubiera podido ser, seguiría siéndolo, ya fuera de mis primos pequeños, sobrinos, vecinos, hijos de los amigos, etc...

Si echo la vista atrás, nunca pensé en estudiar lo que estudié, ni soñé con ser lo que ahora soy. Pero me reconforta saber que algunas de tantas vocaciones como pasaron por mi vida, sí logré realizarlas. En realidad, he sido secretaria, he hecho teatro como aficionada, sigo escribiendo y soy madre.

No está mal, para un hada con varita mágica de madera y sabor a chocolate.

24 comentarios:

Mark dijo...

¿Porqué hablas en pasado? ¡Sigues pareciendo un hada! ;-)

Yo creo que se pueden tener vocaciones diversas a lo largo de la vida. ¿porqué no? No hay que limitarse ni atarse una etiqueta para siempre. Seguirás teniendo más vocaciones, Shiki, ya verás. Lo importante es que cada cosa que hagas en ellas la hagas bien y además la disfrutes. Si no, es tiempo perdido, y el tiempo, vale. Vale mucho más de lo que creemos.

Ah, yo tuve una máquina como esa Underwood, la mía era "Mercedes", y era como la de la ilustración de tu blog, pero más bajita y cortita. Nunca la olvidaré, con sus teclas con círculos de cristal sobre las letras, ajustados con anillos metálicos cromados. Ni su olor a gasolina cuando me la traían limpia, de vez en cuando. Era una joya. Lo que son las cosas. El progreso y el "desarrollismo". La cambió mi padre por un nuevo modelo de portátil que había salido, marca "Patria" creo que era, con su maletita, pintada (a pistola, eso sí) de color rosa hortera, y con las teclas de plástico negro, pegadas a las palancas. Mucho diseño y modernidad, pero una patata auténtica. Ya ni exist, seguro. Pero también estoy seguro de que en algún hogar de España, Europa o el mundo, mi "Mercedes" negra es admirada como una verdadera joya de la mecánica artesanal. (¡ay!). Saludos.

VICTOR ALFARO dijo...

Yo quise ser payaso, quise ser escritor, quise ser actor, quise ser periodista, y ahora soy un fracasado universitario que pone música en la radio. Me gusta mi trabajo, aunque no es el que soñé. Sin embargo, ahora sigo teniendo sueños... seguir viviendo de la radio. Ojalá. Un besito Shikilla! Nos debes ya, alguna poesía, no? jejejeje!

Maie dijo...

Uy que te puedo decir...hay algo mas monotono y aburrido que trabajar en contabilidad y finanzas pero teniendo complejo de humanista?
A ver, de nina sonye ser primero maestra como mi mama, luego arquitecto como mi tio, mas tarde medico como sonyaba mi abuelita; cosa que se me quito el dia que me entere que debia hacer practicas con cadaveres congelados en una piscina de formol.
Mis test vocacionales en el cole, antes de ir a la Universidad decian que era buena para asistencia social pero en un pais como Venezuela...ni siquiera entendia con que se comia eso.
A veces pienso que hubiese sido una excelente psicologo ya que soy bastante buena para escuchar y se me da muy bien la negociacion ya que en general soy bastante capaz para poner los intereses de varias personas en una mesa y lograr acuerdos concertados... ahora que soy... Financiera... hago seguimiento a presupuestos, numeros y negocios que la verdad no me interesan. Por que? porque tenia 16 anos cuando tuve que decidir y 17 cuando empece la Uni. Luego 19 en mi primer trabajo serio, el cual tampoco elegi...y asi se encuentra uno a los 33 trabajando en algo para lo que soy bastante buena y he tenido exito pero que no me llena en lo absoluto...solo paga las cuentas. No me quejo...ahora para solucionar esto mi decision fue dedicarme a lo que amo... escribir, cree mi blog. La fotografia...tal vez nunca viva de estas dos vocaciones pero estan presentes en cada dia de mi vida. El trabajo, lo hago con la calidad necesaria pero conciente de que no es ni sera jamas mi vida.

Jasua dijo...

Los sueños y las ilusiones nunca se pueden perder. Yo quise ser médico, pero no tuve la nota suficiente en selectividad. Quise ser piloto, pero soy miope. Quise ser maestro, pero nunca terminé la carrera. Quise ser escritor, pero nunca conseguí escribir nada bueno. Quise ser monologuista, en la final de un concurso me echaron con artimañas y trampas, y nunca volví a intentarlo.
Pero no me importa. Porque a pesar de todo, sigo soñando, y nunca dejaré de perseguir mis sueños, por muy inalcanzables que me parezcan.

LE MOSQUITO dijo...

saludos:
Llego desde el blog de Jorge "café de chinitas"

Me gustó leer este texto sobre vocaciones, y me gustó, también, como has sabido matizar entre vocaciones "conseguidas" y "éxitos" económicos.
Rara vez he trabajado en algo por lo que no fuese vocacional, y eso me ha permitido conocer y practicar, en distintas medidas, muchas disciplinas.
Bueno encontrarse a través de tu escrito con una idea grande concentrada en pocas palabras.
Abrazo.

Moony dijo...

Quizá sí que hayas conseguido ser una hada... puede que hayas cambiado la varita mágica de madera por una pluma o un grupo de teclas. Al fin y al cabo, escribir algunas cosas es mágico.
Recuerdo muy bien lo que quería ser. Soñaba con ser Cousteau, salvando las distancias, claro, que nunca me hubiera puesto aquél gorrito de lana.
Pero bueno, si no llegué a serlo, por algo sería, sus razones de destino estarían ahí, encubiertas de razones de peso.
Creo que he conseguido ejercer mi vocación, que es muy sencilla. Me ha costado eh? pero ahí está, esta vez cobijada entre poemas y en el fondo de unos ojos azules.
Soy cursi, sí, pero eso no es por vocación, es innato :D

El Buen Salvaje dijo...

Di que sí, no hay nada más importante en esta vida que dar la vida a otra persona. Lo digo por experiencia, ya sabes... ;)

Un consejo: perseguid vuestra vocación o vuestra vocación os perseguirá toda la vida.

Saludos salvajes
____________________________
El Buen Salvaje. http://granjoshua.blogspot.com
¡Viva Zapatero! http://vivazapatero.blogspot.com

Yelqtls dijo...

Mi verdadera vocación se haya en el teatro, tras las bambalinas y el telón. Durante un tiempo llegué a hacerlo realidad. Monté mi propia compañia de teatro e incluso llegué a estrenar como director un par de obras de teatro en pequeñas salas comerciales de Barcelona... escribí crítica, dí clases de interpretación en un par de colegios, en centros cívicos... Pero un día tuve que pisar firme el suelo y alejarme (provisionalmente) de ese fascinante mundo.
Sé que algún día retomaré esa vocación que quedó interrumpida hace ya casi 5 años.
Aissss, Shikilla, con este post me has hecho recordar y ponerme un poco nostalgico.
Se te sigue leyendo y apoyando ;)
Un beso.

ElsA dijo...

La vocación al igual que nuestras ilusiones, se ven truncadas por la realidad.

Saludos y besos

ElsA

Dudu dijo...

Holaaaaaaaaaaaaaa shikilla...como estas.....ya veo que recordando tus vocaciones....jejeje...pues te cuento q mis vocaciones me han llevado por el camino Correcto pero sigo pensando q ha medida de que voy avanzando tambien descubro nuevas Vocaciones......q tal....Un abracho

Peorparaelsol dijo...

A mi la vocacion me la partió en dos mi nota de selectividad pero eso no ha hecho renunciar a mis sueños. Este año termino la carrera alternativa y me matricularé en aquella en la que siempre habia soñado

Shikilla dijo...

Mark, gracias por lo de que sigo siendo un hada, ¡ojalá! Tomaría mi varita mágica y cambiaría muchas cosas, créeme.

victor, a mí me pareces que tu "fracaso" ha sido para los que te leemos y escuchamos una bendición. La radio siempre me gustó también, otra vocación oculta. Y hoy pondré un poema, ya que me lo pides.

Maie, yo admiro a todos los que son capaces de hacer verdaderos milagros con los números, yo me escudo en eso de que soy de letras, pero la verdad es que se me dan fatal los números.

Jasua, soñar es lo que importa, dicen que uno envejece cuando pesan más los recuerdos que las ilusiones, así que tú serás eternamente joven si sigues soñando.

le mosquito, qué suerte la tuya, trabajar siempre en algo vocacional, te felicito y bienvenido a mi blog.

moony, estar en el fondo de una mirada ya sea azul o color de almendra, siempre es reconfortante. Todos somos algo mágicos, tienes razón, en cuanto nos ponemos a plasmar sentimientos.

El buen salvaje, sí, una de las cosas que me ha dado más alegrías en mi vida, ha sido ser madre, ya verás cuando tú seas padre, ya me contarás!!

yelqtls, no sabía esa vocación tuya, me encanta, quiero el teatro, tengo una colección de libros de teatro antiguos, que es muy querida para mí, comprada en mercados de segunda, tercera o incluso más manos. Me hubiera gustado mucho también dirigir una obra, pero eso para cuando sea mayor (más aún).

Elsa, pero a lo mejor algún día puedes desarrollarla como hobbie si no como medio de vida.

dudu, hola! me alegro que tu camino sea el correcto, enhorabuena también a tí. Sigue así.

peorparaelsol, pues claro que sí, que una nota no nos aleje de nuestros sueños!

Un abrazo a todos, y gracias, como siempre.

ANA Y VÍCTOR M. dijo...

Nosotros hemos tenido vocaciones diferentes, pero siempre como pareja quisimos tener hijos y eso si lo hemos conseguido.

Respecto al resto de nuestros sueños y vocaciones, pues se han ido quedando en el camino, pero seguiremos soñando, ya que también nos ha ocurrido conseguir algo cuando ya no lo esperábamos.

Muchos besos.

Shikilla dijo...

Gracias ana y victor, es cierto que cuando menos lo piensas la vida te sorprende, ojalá siempre sea para bien, os lo deseo de corazón.

Besos

Mari Carmen dijo...

Yo creo que siempre quise ser "viajera" y escribir sobre mis viajes. Esa es mi verdadera vocación: viajar, escribir. Y vivir bien de ello. Pero, lo que son las cosas, aunque viajar viajo, no lo hago todo lo que me gustaría, y lo mismo pasa con la escritura. Hay otras urgencias que solventar y que impiden lo uno y lo otro. Desgraciadamente.

Buenas noches :)

Sara dijo...

Hay que tener cuidado con las vocaciones, porque a veces se hacen realidad. Yo quería ser exactamente lo que soy, y vaya si me he arrepentido veces, aunque actualmente me gusta lo que hago, pero no deja de ser algo frustrante a veces, y sobre todo poco lucrativo. Si embargo hay días como hoy, que me siento afortunada por tener el trabajo que tengo y por la oportunidad que me da de conocer gente estupenda.

Un abrazo

kasandra dijo...

Yo nunca me entendí muy bien con la máquina de escribir de mi abuelo. Pero claro, no era tan preciosa como esa. Con esa hubiera sido distinto. La mía era una Olivetti que nunca iba bien de tinta... ahora bien, desde que tengo el teclado... que maravilla :)

Un saludo y te doy un voto de la que salgo. A ver si descubro dónde lo quieres

Jabi.- dijo...

Me encanto leerte y te voy a decir que gracias a dios mi vocacion o mi inclinacion fue siempre similar, la naturaleza y la vida, tanto animal como vegetal siempre me apasiono. Desde muy pequeño, diria que unos 7 años, yo adoptaba perritos de la calle y los alimentaba y les compraba remedios para curarlos, mas grande, ya con mas ideas y con mas posibilidades (sera a los 15 años) comence a "trabajar" voluntaria y sin pedir bonificacion en una veterinaria muuuy grande del centro donde mi pasion por los animales crecio bastante y mi compromiso tambien. Ahora con 18 años decidi por estudiar Biologia, es una etapa nueva en mi vida, deseo vivir de esto y se que con esfuerzo y dedicacion cumplire mi meta, al igual q muchos. Besos amiga y suerte

Merce dijo...

Bonito artículo, yo de pequeña quería ser enfermera, pero cuando las enfermeras llevaban aquellos vestidos blancos, con delantal blanco y capa azul.....y ese gorrito tan mono ...

Jonás dijo...

Ola Shikillaa. Pues la verdad es que hay tanta razón en tu texto... Yo doy mi opinión y mi experiencia, yo qería desde los 12 años ser periodista de televisión y poder estar por ahí, cerquita de los medios... y bueno ahora mismo estoy cumpliendo la vocación que tenía, de auxiliar de plató y ayudante de producción y cámara en Popular TV... Estoy en 2º de Comunicación Audiovisual y ya estoy dentro del mundillo en el que ´he decidido vivir... Bueno UN bESOY UN SALUDO PARA TODOS ES MBUENO TENR INTERNET EN CASA.

LOLA GRACIA dijo...

Que post, tan estupendo Shiqui. Te imagino de Hada, qué rica.
Hoy estoy un poquito negativa y a veces pienso que siempre quiso escribir y catar...Mis dos grandes vocaciones. Todo lo hago regular y lo de ser mamá...peor, chica. Soy un poquito desastre, parau´qe vamos a andarnos con tonterias.

luz de gas dijo...

Hola Shikilla; yo quería ser algo que , no pudo ser por la economía familiar ; lo que elegí, también me gustaba bastante, así que perfecto.
Con la magia que tiene lo que escribes, puedes estar segura de haber cumplido perfectamente tus sueños de niña. Saludos

Shikilla dijo...

mari carmen, creo que conseguiste con creces tu vocación y además la transmites tan extraordianariamente que nos haces desear viajar a esos lugares extraordinarios que describes en tus escritos, sabes que soy tu admiradora número uno.

sara, tienes razón, a veces hay que tener cuidado con lo que se desea porque puede hacerse realidad. Espero que tus deseos se cumplan en la medida que sean siempre buenos para tí, te lo deseo!

Kassandra, gracias por tu voto, y por tu comentario, el teclado ha sustituido a las máquinas de escribir pero ellas siempre tendrán ese sabor artesanal, ese lugar en nuestras vidas.

jabi, espero que en la biología encuentres una salida para tus vocaciones. Seguro que llegas a tus metas.

merce, tengo un disfraz de esas enfermeras que describes, con capita azul, que una vez en Carnaval me puse, ¡es muy sexy, no creas!

jonás, gracias por pasarte por aquí, ahora que hemos terminado las jornadas en la Universidad, espero que te pases muchas veces. Un beso.

Lola ¿catar? jo, qué bien está eso, pero no me dices si vinos, jamones, aceites, porque ahora hay catadores de todo eso, yo me quedo con los jamones, desde luego. Si eres tan buena madre como escritora, tus hijos tienen mucha suerte.

luz de gas, al final, elegiste algo que te gustaba, y respecto a lo de la magia, creo que por esta blogosfera hay grandes dosis de ella que se queda a vivir en muchos blogs, como en el tuyo, por ejemplo.

Besos a todos.

rafael pq dijo...

¡Jaja¡ A mi tambien me pasó asi. Primero médico, luego discjockey,diseñador, y por ultimo, escritor...
En fin, que me quede como estoy y que no falte el trabajo.
Saludetes dominicales.